NOVEDADES GOOGLE

Loading...

Thursday, August 24, 2006

16 - La caminata por el desierto, Central Park y lo último de Soldán

Tema 14

Los 19 mandamientos y American Splendor


- ¡Estoy bloqueaaaaaaaaaaaaaaaaaadooo!. ¡Dios mio!. ¡No puedo escribir máaaaaaaaaaaaaaaaas!!!!
- ¿Bloqueado?.
- ¡Si, si!. Oh...por favor...no puedo escribir...Se muere, amigo, se muere "La cosa fue asi". Ya me imagino los titulares en los diarios...
- ¿Titulares en los diarios?. ¿Titulares?. A lo sumo, una línea en tu diario íntimo.
- ¡Yo no tengo diario íntimo!.
- ¡Que no vas a tener!. Si te vi escribiendo en tu agendita de Hello Kitty...
- ¡Perra!. ¡Me descubriste!. Por favor, no se lo cuentes a nadie o mi fama va a quedar por el piso...
- Ehmm...primero, que no tenés fama alguna...
- Eh...es cierto.
- Segundo, ya estás por el piso.
- Eh...
- Tercero, dejá de lamerme los borcegos.
- Maldito vicio. No puedo sacármelo. Es compulsivo. Disculpame. ¿Qué voy a hacer?. ¡¡¡¿¿¿Qué voy a hacer???!!!.
- Primero, otra vez, ¡dejá tranquilos los cordones de mis borcegos!.
- Oh, si, discúlpame.
- ¿Cómo es eso que no podés escribir más?.
- No puedo. No se me ocurre nada. Nada. Cero. Hace casi 5 meses que escribí el último capítulo y todavía no se me ocurre nada.
- A ver...¿en qué estabas?.
- En el último capítulo el pueblo de Israel...
- ¿Bombardeaba Beirut?.
- Eh...no.
- ¿Bombardeaba Gaza?.
- Mhm...tampoco.
- ¿Bombardeaba Irán y empezaba la 3ª guerra mundial?.
- Amigo, esto pasaba antes de Cristo. No había como bombardear nada en esa época.
- Uf...qué época aburrida.
- Si, cierto...eh...¿Puedo seguir?.
- Si, si, por favor... si se te ocurre algo.
- Oh...gracias. Gracias. Eso va a hacerle muy bien a mi autoestima.
- Primero, vos no tenés autoestima.
- Muy cierto.
- La poca que te quedaba fue aplastada vilmente por...
- ¡No la nombres!.
- Tercero...dejá de lamer la suela de mis borcegos.
- Por favor...¿un poquito no me dejás?.
- Basta. Ponete a escribir. Ya mismo.
- Ok...ok...
- Empezá por donde terminaste.
- Bien. Buena idea.



- ¡Moises, tenemos HAAAMBRRRRRRE! - gritaba el pueblo hebreo.
- ¡QUERRRRRRRRRRRRREMOS COMERRRRRRRRR! - aullaban los israelitas, perdidos en el desierto.
- ¡Nos MORRRIMOS DE HAMBRRREEEEE! - exclamaban los hijos de Abraham.
- ¡Si Moises, tenemos apetito! - dijo Avner Rochstild, el tierno.
- ¿Y qué QUIERRRRRREN que haga? - se defendió Moisés jugando al 4-4-2.
- ¡Danos algo para TRRRRRRRAGARRRRRR! - exigían descontrolados.
- ¿Por qué no te TRRRRRAGAS esta? - se burló Lon-Elbur-Lon.
- Si, porque si no comemos nos ponemos famélicos - aclaró por lo bajo Avner, el tierno.

Las quejas continuaron ininterrumpidamente durante 6 días seguidos. Moisés no daba más.




- No entiendo. ¿Qué tiene de chistoso lo de la R?.
- Jaja...es...pero graciosísimo. Hablan así, exagerando la R...
- Pero los moishes no hablan así.
- Ah, no se. Nunca hablé con ninguno.
- ¿Entonces cómo sabés que hablan así?.
- NO SE SI HABLAN ASI. Pero tampoco vos lo sabés, ¿o si?.
- Eh...no...
- ¿No querés descalzarte para estar un poco más cómodo?. Descalzate y yo acomodo tus borcegos allá en...
- ¡Seguí escribiendo!.




- ¡Harto!. ¡Me tienen HARRRRRRTO!. No se quien me mandó a liberar a esta manga de nenitos de mamá quejones maleducados culposos victimizados - dijo Moisés mirando a los que caminaban adelante de todo que, asustados, se echaron más para atrás que Pedro cuando cantó el gallo.
- ¡Moises, si no comemos, no podemos SEGUIRRRRRRR!. Si no seguimos, bueno, nos quedamos acá y si nos quedamos acá nos morimos deshidratados por las altas temperaturas imperantes en esta zona
- conocida como desierto, por algo le diran así y por algo acá nunca hay nadie, sino no le dirían desierto, le dirían Los Angeles o Nueva York, porque habría un montón de gente y no nosotros, que somos gente, pero bueno, eso - calcinados por el sol y derretidos hasta desaparecer.
- ¡No jodan que yo tampoco como y sigo caminando! - se defendió nuevamente Moises jugando un 4-3-1-2.
- Mire Moises, está todo bien con usté, porque nos libeló de las galas de la tiranía... - dijo Elim Becil.
- ¿¿¿Queeeeee??? - preguntaron todos.
- ...Que Moises nos libelo de las galas...
- ¿¿¿Lo que???.
- ¡¡¡Que Moises nos...!!! - y empieza a hacer señas
- 4 palabras. ¿Es el nombre de una pelicula?.

Elim hace que no con la cabeza y sigue haciendo señas.

- ¡1ª palabra!.

Así estuvieron unas 12 horas.

- ¡¡¡Diooooooooooó!!!. ¿Me arregló lo que le pedí de la comida?. Porque acá me están volviendo tarado... - se quejó Moisés al borde de la desesperación.
- ¿Eh, Moisé?. ¿Qué hacés al borde de la Desesperación?. Cuidate que es un barrio peligroso.



- Jaja...La Desesperación...que bueno...
- No entendí...
- No...¿no entendiste?. ¡¡¡¿¿¿No entendiste???!!!. ¡Es buenísimo!. Yo no entiendo...
- Yo tampoco.
- ¿Puedo seguir?.
- Si, si mejorás un poco, sino no.
- Oh...gracias...¿no tenés una soga?.
- Dale, no exageres y seguí escribiendo...si levantás la puntería...
- ¡Oh, Dios mío!.



- Si pibe - dijo Dios que recién salía da darse una lucha, como dijera Martin Karadagian. - Ahora te mando... ahora te mando... - Dios iba subiendo la voz, haciéndose autobombo mientras se miraba en el espejo y metía panza - ...ahora te mando...¡¡¡AHORA TE MANDO...MANA!!!!.
- ¡Como quisiera poder vivir sin aire...!.
- Nooooooooooooooo...Dios, ¿qué es esto?
- Alimento hijo, alimento para el alma...Musica, la musica es alimento para el alma...Vos me pediste alimento...
- Yo T Pdi comida Dios, ¡COMIDA!. Por favor...a br si c pone un poco las 3,14las viejo. DsD que anda con esa chiruza...
- ¡Yo no soy ninguna chiruza! - grita Angel Maria.
- ¡Hora, hora, hora! - grita Angel Ito.
- ¿Vos qué te metés, gil? - respondió Angel María y ahí nomás se agarraron a las piñas.
- ¡Como quisierrraaaaaa poderrrrr vivirrrr sin airrrreeee...!.
- ¡Dios, neCsitamos comida! - ecsije MoiCs.
- Ok, ok...te mando ¡maná! - dice haciendo un gesto grandilocuente.
- ¡Como quisiera poder vivir sin aiiiiiireeeeee...! -.
- ¡Epa!. Algo me falló - dice Dios mientras se acicala la barba frente al espejo.
- ¡Como quisiera poder vivir sin airrreeeeeeeee...!.
- ¡Comiiiiiiidaaaaaaa!. ¡Mexicanos noooooooooooo!!!!. ¡¡¡Comida!!!.
- Esperate un toque Moises.
- ¡Ma` que un toque!. Ya me di como tres - dice Moises y se aspira otra raya de arena. - ¡Hasta el fondo!. Fssssss...Upa, esa estuvo buena.
- !otup adivnoC¡ - (es que los izraelitas leen de derecha a izquierda y queríamos probar cómo se sentía).
- Ahora lo arreglo... Vos andá avisándole que ya viene la comida - le dice Dios mediante carta documento.


Moises se subió al Monte Arafat (más tarde renombrado Ararat) y ahí empezó:

- ¡Se viene la comida, se viene la comida! - gritaba a todo pulmón desde la cima del Monte Agarrá.

Pero desde abajo se escuchaba

- ¡...ne...ida...!.
- ¿Que dijo? - preguntó Mel Bourne.
- ¡Que se viene la construccion de un avenida! - aclaró Lo Sangeles.
- ¡Al fin!. ¿Va a tener peluquerías? - preguntó Avner el tierno.
- No, no, no dijo eso. Dijo: "Cuidado que tiene caida", por la montaña, ¿vistes? - señaló Ali Bum Bum Kid.
- ¡Pero ustedes están sordos!. Dijo "¿Tiene salida de emergencia?". Porque Moises es un tipo muy precavido y no quiere que pase lo mismo que pasó la otra vez alá... - corrigió Elim Becil.
- ¿¿¿¿¿Quéeeeee???? - preguntaron todos al unísono.
- ...¡¡¡Alá!...¡¡¡Alá!!! -.
- ¡¡¡No se entiende tarado!!!.
- ¿Sos musulmán vos, traidor?.
- Tarado no, imbécil.
- ¡¡¡Elim Becil!!!.
- Uy, estos moishes ya me tienen las goyims por las shiksas...
- ¿Qué te quejás si vos también sos moishe?.
- Dale Imbecil, ¡aclará!.
- No, aclará no: alá - decía Elim Becil señalando.
- ¿¿¿¿¿Lo que??????
- Alá.
- ¿Como...? - preguntó Maiden Airon señalando la punta de la ventana.
- ¡Hacé señas otra vez! - gritó Priest Judas.
- Dale, que yo siempre veía el programa de Susana - pide batiendo palmas Lepard Def.
- ¿Y eso que tiene que ver, imbécil? - pregunta sugestivamente Jovi Bon.
- ¿Quién me lamó? - pregunto Elim.
- ¡¡A vos no tarado!! - insulta Jam Pearl.
- ¡Elim Becil!.
- No, nada que ver, nomás decía - aclaró Sabbath Black.
- Pasen la voz - ordenó Moises y ahí nomás varios pibes empezaron a repartir La Voz de Cuyo.
- ¡Se viene la comida! - exclamaron entonces los israelitas a los cuatro vientos y empezaron a bailar al ritmo de DJ ¿Si o Nista?.
- ¡Si si señores, se viene el morfi! - cantaban al unísono, demostrando que de poesía mucho no entendían.
- ¡Al fin vamos a tener algo para tragar! - se regocijó George Boy.
- Pero si vos venís tragando desde los 12, travesaño - insultó Purple Deep.

"Aquí radio Beth-el con el clima para hoy. Se anuncian nevadas de maná..."

- ¡Cómo quisiera poder vivir sin aire!.
- ¡Cantense otra, insoportables!.

"Pero presten atención transeuntes: al norte, lloverá maná dulce. Al Oeste, maná sin sal, para los que sufren de presión alta, y no depresión alta, que no es lo mismo y todavía no tenemos Prozac, ¡ay mamacita!. Esos que se curtan. Al sur, maná sin harina, para los celiácos y para Cecilia Dopazo. Al Este Maná, Café Tacuba y Los violadores y Massacre...eh...Massacre...no...esto no lo puedo...y Massacre Palestina...

- ¡Ehhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhh!.
- ¡¡¡Todo mal!!!.
- ¿¿¿Cómo Massacre Palestina???.

El pueblo israeli se descontroló y comenzó a invadir el Libano, aun antes que existiera.

- Para no perder la costumbre.
- ¿Qué costumbre?.
- La de invadir el Libano.
- ¿El Libano?.
- Si, el Libano.
- ¿Que es eso?.
- ¿El Libano?.
- ¿El Libano?. ¿Qué es el Libano?.
- Eso, ¿qué es el Libano?.
- ¿Qué es el Libano?. ¿Me estás preguntando qué es el Libano?.
- ¡Si!. ¡Por Suigieco y los desconocidos de siempre!. ¿Qué te pasa?. ¿Sos retardado mental?.
- No, no...es que...¡soy de La Pampa!.
- Uh...pobrecito. Disculpame.




- No entiendo.
- ¿Que parte no entendés?. ¿Lo de La Pampa?.
- No, no, eso lo entiendo. Tengo unos primos en La Pampa y bueno... - Aha...¿Bueno que?.
- No, bueno nada, bueno que lo entiendo.
- Bueno.
- Lo de los borcegos no entiendo...
- Oh, si, claro...yo tampoco, ¡pero es un fetiche que tengo!. ¡No puedo evitarlo!. Lo juro por Dios.
- ¡No tomes mi nombre en vano!.
- Epa...
- ¿Y eso?.
- ¿Dios?.
- No, si vua a cer el Negro Alvarez. ¡Claro que soy Dios!. ¿Vos sos el autor de La cosa fue así?.
- Eh... puede ser.
- ¿Puede ser?.
- Puede.
- ¿Ser?.
- No, agua mineral común.
- Dame un traguito que ando con sed.
- Ok...pero...¡si usted es Dios!. ¿Cómo va a tener Cd?.
- ¿¿Me podés explicar que es esa forma de escribir?.
- ¡Si, a mi también!.
- ¿¿¿¡¡¡Vos sos el autor de La cosa fue así???!!!.
- ¡No, no! - dijo el otro señalándome con la cabeza. - Yo solo soy un amigo.
- Le explico: estoy hablando en lenguag chatr.
- ¿Chater?.
- Si, chater. Cuando uno chat a aorra letras, ¿entiende?.
- Si, bueno, no importa pi b. ¡Eh, me salió en chat r!.
- Bien Dios, lo felicito. ¿A quién dijo que estaba buscando?.
- ¡A vos! - exclamó Dios lanzando rayos y centellas.
- Bueno, pero ahora no puedo atenderlo, tengo sesión y si no me voy ahora, llego tarde. ¿Quiere darse una vueltita a la noche?.
- Ok, nos vemos pib. ¡Me encanta esto del lenguaje chatter!.
- Ta luego.
- Ta luego.



- ¡¡¡Moises!!!.
- ¿Que pasa Rebeca?. ¡No grites que estoy acá al lado tuyo!.
- Dios te anda buscando hace como 2 días che...
- ¿2 Días?.
- Si, 2 días.
- ¿Segura?.
- Seguro.
- ¡Preso!.
- ¡Uy, Dió, se lo llevaron!.
- ¿No serían 2 Eki, no?. ¡Jaja!.
- ¿De qué hablás imbécil?.
- ¡Acá estoy!.
- Hola Moi C`s.
- ¿Qué?.
- Es que ahora hablo chatter pibe. Decime, ¿todos contentos con el maná?.
- Si, al principio si, pero enseguida empezaron "eh, que no hay comida kosher, eh que no hay fideo con tuco, eh, que mi mujer ahora anda con Avner Roschtild".
- ¡¡¿Con el Tierno?!!.
- Si, que parece que tan tierno no es...
- ¡Hora hora hora!.
- Ahora no Angel Ito.
- ¿Qué pasa Dios?.
- Angel Ito...un problema...como ahora ando con la ex...
- No, no, eso no me importa Dió, le pregunto "¿qué pasa?" en referencia a por qué me mandó llamar.
- Ah, si, si. Mirá, esto es un quilombo...
- Si, ya se Dió, le digo siempre a Rebeca "ordená, ordená", pero ella tarda en elegir del menú...
- Aja.
- ...entonces yo me saco el cinto y le pego, pero vió, todavía no tenemos cinturones de cuero, son de tela y mucho daño no le hago...
- Claro.
- ...y bueno, usted ahora me dice que es todo un quilombo y si, tiene razón: un prostíbulo en el Tigre al lado del otro y...
- ¡Te podés callar!.
- Eh, si. Me callo. Me callo. No hacía falta que me lo pidiera de esa manera. Me callo. Usted me dice "¿podés callarte, por favor, Moisés, queridito?" y yo me callo. No hablo más. Cierro la boca. No digo ni una palabra...
- ¡¡¡CALLATE!!!.
- Ok. Silencio. Silencio como en una tumba si-len-cio-sa.
- Ay, Dios yo...
- ¡Hora hora!. Hora hora horahorahorahora.
- ¿¿¿Que???
- Dios, ¿qué quiere?.
- Horahorahora hora.
- ¿Un abogado?. ¿Otra vez con abogados?. ¡Por favor!. Primero Cain y Abel, ahora vos, y todo por esa chiruza...
- ¡No soy ninguna chiruza!.
- Hora hora hora hora.
- Gracias cariño.
- ¿¿¿Cariño???. ¿¿¿Ahora le decís "cariño" a éste...éste... angelito tailandés???. Porque ni siquiera es japonés...
- ¡Diooooos!. A ver si terminamos con nuestro asunto...
- ¡¡¡Hora hora hora hora!!!.
- Si, gil, ni siquiera sos ponja: sos de Tailandia. Sos un angel trucho...¡y yo no soy tu padre!.
- ¡¡¡Hooooorraaaaa!!!.
- ¡Oh, Dios...tu!.
- ¡Fuera perra!.
- ¡Guau guau! - dice Lassie.
- ¡Dioooooooooooooooos!.
- Ah, si, Moic... toma - dice Dios y le pasa una lista en un papel.
- Ah...¿que hago con esto Dios?.
- Bueno, es una lista de mandamientos para el pueblo judío, reglas para que sigan y que cumplan...
- Aha...
- ...para que lleven una vida más...correcta y ordenada...
- Si.
- ...Eso...
- Aha...¿y que hago con esto? - pregunta de nuevo Moises mostrandole a Dios el papalito, un papelito que le paso su padre.
- ¿Com...como que hacés?. Se lo leés al pueblo...
- ¿Se lo leo?.
- Si.
- ¿Y si mejor se lo sagitario o se lo...no se, tauro?.
- ¿A vos te falla pibe?.
- ¿Falla como Manuel de Falla o falla como la falla de San Andres?.
- ¡Hora hora hora! - grita y llora Angel Ito.
- ¡Leele los 29 mandamientos al pueblo!.
- ¡Pero no se leer Dios!.
- ¿No sabes lee...?. Ah la pipeta...Eh...bueno...dejame pensar que hacemos y...



- ¿Cómo que no sabían leer?.
- Que se yo, yo no viví en esa época. Pero no sabían leer.
- ¿Por qué?.
- Porque no sabían.
- ¿Pero por qué?.
- Porque no.
- ¿Porque no?.
- Si. No sabían leer.
- ¿No sabían leer?.
- No.
- Eh...ok...¿no sabían leer?. ¿Eran gallegos?.
- ¡Los gallegos saben leer!.
- No todos, no todos.
- Bueno...esto no va para ningún lado.
- Para ningún lado.
- Lamentable.
- Espantoso.
- Lo peor que escribiste hasta ahora.
- Eh...escribí cosas peores.
- ¿Peor que esto?.
- Si...bueno, no, en realidad no. Tenés razón: peor que esto, nada.
- Bueno...yo no sería tan optimista: te quedan varios capítulos por escribir.
- Es cierto. Puedo empeorar.
- Y vas a hacerlo.
- Si, gracias...oh, Dios...me voy a tomar...
- ¿Quién me llamó?.
- No, usted no, otra vez...
- ¿Yo no qué?.
- ¿Cómo hace eso?.
- Eh...señor...
- ¿Moisés?.
- ¿Y usté quien es?. ¡Hola Dios!.
- Hola Moics.
- Yo...yo soy el autor...
- ¿El autor?. ¿Que es eso?. Yo quiero hablar con Dios.
- ¡Acá estoy!.
- Querido: terminalo acá. Esto causa pavor. Es peor que lo nuevo de Polka.
- ¡No!. ¡Que hijo de puta!. ¡Me mataste!.
- ¿Lo terminas?.
- ¿Dios?.
- Si Moises...
- ¿Este es mi autor?.
- Si pibe.
- Pero...es cruel... ¿No podemos cambiar de guionista?.
- Lo termino acá.
- Si, si, terminalo.
- No, no podemos Moses.
- ¡Moises!. Pero este pibe es un desastre escribiendo.
- Eh...estoy acá, los estoy escuchando.
- Ah, no, si depsués de la bosta que escribiste voy a andar tratándote con tacto...¿Dios?.
- ¿Moises?.
- Por favor...por favor...cambielo a este pibe.
- ¡Como quisiera poder vivir sin aireeeeeeee!.
- ¡Pongan una de Diego Torres por lo menos!.
- No da para más: hasta un chaboncito con nombre de cuna me bardea.
- Termina este capítulo horroroso de una vez.
- ¡Dios!. Si sigue él yo no sigo.
- ¡Pero muchachos...!. Uy...que tarde se hizo, tengo que...dormir siesta...eh...hasta luego...
- Chau, nos vemos en el próximo capítulo.
- Ni en pedo: para esto yo no vuelvo más.
- Yo renuncio. Busquense a un Charlton Heston...
- Chau, gracias amigo.
- Chau pibe.
- Chau Moisés.
- Chau Dios.
- Chau amigo.
- Chau pibe dos.
- Chau Moisés.
- Chau...
- ¡¡¡¡Basta!!!!. No da para más...me voy...
- Chau pibe,.
- Chau amigo...
- Chau…
- Lamentable, por Dios..por usted...lamentable...

Thursday, May 04, 2006

15 - La Pascua y la salida de Egipto

Tema 13

Mousse, Moises y Musk



Las 10 plagas fueron terribles. Pero terribles mal, o sea terribles, así, terribles, mal mal mal. Todo mal con las plagas. Fueron terribles. Mal. Terribles mal, pero terribles. Te-rri-bles. Mal.

Mal.

Mal, terribles mal las plagas.

Después de las langostas a la naranja u "Octava plaga", de las ranas en salsa filetto u y/o "Segunda plaga", del granizo y del granizado de chocolate de Laponia, u y/o e o "Séptima plaga" y del mal de la vaca Moria u o y/o e también y a o "Quinta plaga", hubo varias plagas más, muchas más de las que aparecieron en el Libro Sagrado, o el Libro Salvado como dijera Carlos Sacaan. Placas no, porque todavía no se habían inventado los rayos x.

Onceava plaga (como el Mundial `78): David Bisbal visita los pueblos en la costa del Hilo, el río de las costureras, y da un recital

Decimotercera plaga: Hillary Duff visita las pirámides de Egipto y da un recital

Vigésimo primera plaga: Julio Iglesias visita la Esfige y da un recital

Trigésimo cuarta plaga: recital de Callejeros en las tumbas del rey Nofertito. Una momia sacada por la música salvaje y descontrolada y re re re re re loca, se hace un bonzo, se prenden fuego los túneles y todo mal porque la puerta de emergencia está tapada con una loza. Se mueren todos y son descubiertos 25 siglos después por unos expedicionarios alemanes.

Quincuagésimo segunda plaga: estreno mundial de King Kong de Peter Jackson en los jardines del palacio de Cleo Cleopatra, la Reina del Nilo.

Como vemos, Dios no era muy macanudo con los que se ponían de mala onda con su pueblo.

Al final, el Faraón debió ceder y liberar al pueblo judío cuando su pueblo suyo propio de él no aguantó más. La última plaga, Rasmus instalándose en las pirámides para grabar un álbum conceptual sobre la vida de Marlene Dietrich, fue demasiado para los pobres habitantes de Ejicto.

- ¡Vayansen! - le dijo el Faraón a Moisés.
- Bueno, nos vamos, nos vamos...si me das toda tu colección de cd`s de Pearl Jam o-ri-gi-na-les. Nada de los copiados.

El Faraón fulminó a Moisés con la mirada.

- ¡Ni en pedocles!. ¿Qué si no te los doy?.
- Bueno - dijo Moisés que sacó un papiro con una lista de posibles plagas que caerían sobre el pueblo egiptiano, algunas como

- Barrionuevo Ministro de Pirámides y Cosechas de Granos
- Tinelli nuevo Ministro de Idioma
- Feudale nueva Ministra de Pigmeos y Enanos Autónomos.
- Francela Ministro de Cultura y Dibujos de Gente de Costado

- ¡Está bien! - exclamó ofuscado el Faraón. - ¡Te doy los discos y se van y no vuelven más!.

Así, el pueblo judío abandonaría más tarde Egipto al grito de

Eh o eh o eh o eh o eh

una estupidez lo que gritaban estos pibes pero bueno, que le podemos reprochar si se habían liberado del yugo egipciano. ¡Tenían derecho a festejar che!.

Antes de partir Dios díjole a Moisés

- Pibe, ahora me festejan la Pascua.
- ¿Lo qué? - preguntó Moisés que andaba medio sordo.
- ¡Que me festejen la Pascua!.
- No: karate y tai chi chuan - respondiole Moisés, el de la cunita.
- ¡Pascuaaaaa pibe!. ¡Pascua!.
- ¿Que ez lo quez ezo? - preguntó Moisés.
- Este será para ustedes el mes inicial, el primer mes del año. Díganle a toda la comunidad de Israel...
- ¿Pero vos estás de la barba chaboncito?. ¿Cómo querés que informe a toda la comunidad?. ¿Por mail?. ¡Si todavía no inventaste interné, tarado!.
- Eh, Moises, no te calentés con el barba - trató de calmarlo Sarita Rubinstein, que estaba ahí con Moisés, cebándole unos mates.
- Me caliento todo lo que se me canta che. Este nos deja tirados ahí con los egiptos, que nos tratan peor que Susana Gimenez al Corcho Rodriguez y ahora que nos libera, porque se le vino en gana - dice haciendo un ademán con las manos tomándose la cintura - pre-ten-de que le hagamos un festejo...pero ¡que se vaya a freir los pelos de la barba!.

En el cielo, Dios se pasa los dedos haciendo pequeños círculos por los costados de la frente.

- Paciencia Dios, paciencia - murmura.
- Hola Dios. Ah...espereme que ya...Ya volví...Mire...
- ¡Ahora no Querubín!.
- ¿Ahora no qué, si yo no dije nada todavía?. Ya vengo...Ya volví...Problemas con la patrona y los pibes y...ya vengo...¡Somos papás de nuevo!...
- No me importa.
- Mire Dios...
- A lo que vayas a decir, "no".
- Ok, pero se va a quedar con la duda y...Si...ya volví...fui a preguntarle a los muchachos y me dijeron que con esa onda no le pregunte nada. De paso la visité a la jefa, que está de 7 meses, ¡vamos a ser papás de nuevo!. Bueno, volviendo a lo nuestro, así no le voy a decir na-da - dice el Querubín moviendo la cabeza de lado a lado y haciendo "no" con el dedo índice de la mano derecha.
- Perfecto. Dejame tranquilo.

Silencio.

- ¿No quiere saber qué iba a pedirle?.
- No.
- Ay, Dios, ¿cómo no va a querer saber?.
- No quiero...¡Angel María!. ¡Traeme una aspirineta masticable que se me parte el bocho!.
- Dios...mire...
- No.
- Upa...como estamos hoy...
- No.
- Bueno...está bien...
- No.
- Que se mejore Dios
- No.
- Que se le pase el dolor de cabeza.
- No.
- Hasta luego.
- No.
- Ufa.
- No.
- Ts...
- No.
- Chaucito.
- No.



Mientras tanto, en la tierra, el pueblo judío se preparaba para salir de Egipto.

- ¡Ultimos asientos en el Expreso del Nilo, baraitos!.
- ¡Tomate baraito!.
- ¡Camello baraito!.
- ¡Tapados de bisón baraito!.
- ¿Para qué mongos alguien puede querer un tapado de bisón barato en pleno desierto, eh?. Expliquiame David.
- Eh...está baraito.
- ¡Mi mujer, puta baraita!.
- ¿A quién le decís baraita?.

Así se preparaban para viajar hacia la Tierra Prometida.

- ¡A la Tierra Prometida! - cantaba Aaron, al que siempre le encargaban todo.

- ¿Che, a quien le pido que me ayude?
- Aaron.
- Che, tengo ganas de descargar mi furia. ¿A quien le puedo pegar?
- Aaron
- Che, hoy ando medio homosexual, ¿a quién le puedo dar?
- Aaron...¿estás medio que?.
- Medio así.
- ¿Así como?.
- Así.
- No entiendo.
- Así - decía el otro sin hacer ni un gesto.
- ¿Así?.
- No, así no. Así.
- ¿Cómo "así no" si no sabés que así dije?.
- Bueno, yo estoy así, no así - seguía repitiendo sin hacer ni un solo movimiento.
- Yo estoy así también - contestaba el otro sin mover ni un músculo.
- Bueno, entonces ¿le doy a...?
- Aaron.

(se ve que en esa época todavía no conocían el gesto de "así" que hoy hacemos con la mano cuando estamos más o menos, que es casi todo el tiempo, menos cuando tomamos el Rivotril)

El pueblo judío salió entonces de Egipto.

- Eh...¿para dónde agarramo`?.
- Que se yo - dice Moisés. - Dios mucho "festejenme las Ascuas" y todo el oropel, pero ni una pista de para dónde había que encarar.
- ¡Te escuché! - se escucha desde las nubes.
- ¡Moises!. ¡Dale que los de atrás están empujando y son muchos! -grita uno en la multitud.
- Y bueno, vamos para aquel lado - dice Moises y arrancan como para el lado de París.

Pero a la altura de la 6ª palmera se pudrió todo.

- ¡Moises!. ¡Se pudrió todo!.
- ¿Qué pasó?.
- La carne, el pescado, todo podrido, mucho calor
- ¡Puta!.
- ¿Quién llamó a mi mujer?.
- Así nos quedamos sin morfi. ¿Cómo vamos a aguantar Moises, sin comidas?. ¿Como?¿Como?¿Como?¿Como?.
- ¿Qué comés?.
- ¿Y ahora que hacemos sin morfi?

Silencio.

Moises repite la pregunta, pero esta vez levanta más la voz.

- Decía...¿y ahora que hacemos sin morfi?.

Más silencio.

- Uy, éste barba que no se da por enterado. Digo ¿Y AHORA QUE CATZO HACEMOS SIN MORFI?.
- Eh...uh...ah...¡Moises!. ¿Qué hacés querido?. Disculpame...
- Uy, Diosito, ¿quién es? - le pregunta Angel Maria.
- Salí, ahora no que tengo laburo... ¿Que pasa Cuna?.
- ¡Moises!.
- Si, Moises...
- Nos quedamos sin comida.
- ¿Cómo que se quedaron sin comida?.
- No se, es que a nadie se le ocurrió traer la comida en heladeras...
- ¿Qué son las heladeras, Camita para bebés?.
- ¡Mo-i-ses?.
- ¿Mo y quién más?.
- Ay...Dios mio, si no fueras Dios...¡No tenemos para comer!. ¿Cómo querés que los lleve a todos estos - dice Moisés, señalando a sus espaldas - sin morfi?.
- Ah...ok...a ver, dejame ver...
- Dale Diosito, te estoy es-peeeee-raaaan-doooo - le gime Angel Maria.

Dios se queda como atontado mirándola.

- Uy...si...mamacita...con esa carita angelical que tenés...
- ¡Dioooooooooooooooooooooooos!.
- Ah, si, eh...pará pibe...¿Che Angel Maria, quedo algo del almuerzo?
- Pan viejo.
- Bien...¡Moises!. Ahora no puedo solucionarlo porque estoy en algo pero en un rato lo arreglamos, ¿si Mueble Que Contiene El Colchoncito Donde Duermen Los Recién Nacidos?.
- ¡Moises!. ¡Moises!. ¡Moises!.
- Ahí estás Moises, ¿para que te llamás? - pregunta Levi, el oculista.
- Ay, Dios...
- No, ahora no Moises, en un rato. ¡Angel Mariaaaaaaa!.
- ¿Y Moises?.
- Acá está - dice Levi señalando a Moises.
- No, no. No preguntábamos por Moises. Le preguntábamos a Moisés "¿Y?"
- Ah.
- No, "a" no, y.
- ¿I ó y?.
- Y.
- Entonces es ye.
- ¿Ye?. ¿Que sos, tanguero ahora, tarado?.
- ¿A quién le decís tarado?.

Si en aquel momento Moisés hubiera sabido que los siguientes 40 años iban a ser así, hubiera subido al Monte Ararat y se habría tirado de cabeza.

- ¡Basta!. Hace 3 horas que salimos de Egipto y ya tengo ganas de volver y ser esclavo.

Silencio.

- Dijo el barba que en un rato nos soluciona el tema del morfi.
- ¡Vamo` todavíiiiiia! - festejó el pueblo judío.

Eh o eh o eh o eh o eh

cantaban, un cantito que ahora si, bastante pelotudo era, para qué negarlo y encima siempre el mismo. ¿No se sabían otro?.


Esa misma tarde, en el palacio de el Rey de Esisto.

- ¡A ver si alguien me trae un daiquiri bien preparado!.
- ¿A quién llama Faraón?. Ya no hay más servicio doméstico.
- ¿¿¿Cómo???. ¿¿¿Por qué???.
- Eh...¿cómo o por qué?.
- Eh...Primero por qué.
- Porque el pueblo judío era el que hacía todas esas cosas
- ¿Qué cosas?.
- Y, el reparto de leche a domicilio, delivery de pizza, cocina, limpieza, construcción de nuevas obras, pavimentación de caminos, el correo, todo hacían ellos.
- ¿Y nuestro pueblo?.
- Se rascaba.
- Y ahora: ¿cómo se liberaron?.
- Vos los liberaste, papá.
- Ahhhhh...cierto...y...uh, no me hagas acordar, que ese Moises se llevo toda mi colección de Pearl Jam...
- ¡No Faraon!. ¡No me diga eso!.
- Si, ¿mal, no?.
- Si, mal.

Silencio.

- No, esto no puede quedar así. ¡Quiero mis cd`s de vueltaaaaa!. ¡Vamos a buscarlos!.
- ¡Si, vamos a buscarlos!.
- Ordene a todos nuestros ejércitos que salgan en persecución del pueblo israelita.
- ¡Si, que no escapen!.
- ¡Vamooooo` todo`!.

Entonces el Faraón hizo enganchar su carro de guerra y alistó sus tropas. Tomó seiscientos carros escogidos y todos los carros de Egipto, con tres hombres en cada uno.

- ¡A la carga muchachos!.

Y los egipcios partieron al grito de

Eh o eh o eh o eh o eh.

Parece que el descerebramiento era una enfermedad bastante común en esos días.

El Señor...

- ¿Qué Señor?.
- ¿Yo Señor?.
- No Señor.
- Pues entonces ¿quién lo tiene?.

...endureció el corazón de el Faraón, el rey de Egipto, y éste se lanzó en persecución de los israelitas, mientras ellos salían triunfalmente al grito de

Eh o eh o eh o eh o eh

y los egipcianos los perseguían al grito de

Eh o eh o eh o eh o eh

y cuando festejaban algo los israelitas cantaban

Eh o eh o eh o eh o eh

y al alcanzarlos los egipcios tenían un grito de batalla que era

Eh o eh o eh o eh o eh

y alcanzaron al pueblo judío que acampaba junto al mar, cerca de Pijajirot, el pueblo de los bien dotados, que queda frente a Baal Bañó y cerca de Sifón, de donde descienden los Ivess.

Cuando el Faraón estaba cerca, los israelitas levantaron los ojos (porque estaban todos mirándoselas) y, al ver que los egipcios avanzaban hacia ellos, se llenaron de pánico (y no tenían Rivotril, pobres) e invocaron a gritos al Señor...

- ¿Qué Señor?
- ¿Yo Señor?.
- No Señor
- Pues entonces, ¿quién lo tiene?

...y dijeron a Moisés:

- ¡Eh, Moisés!. ¿Qué onda con los egipcios?.
- ¡Todo mal! - gritó Moisés, que era el que más pánico tenía. - ¡¡¡¡Cooooorran por sus vidas!!!!. ¡¡¡Corran!!!. ¡Es el fin!. ¡Los egipcianos nos van a liquidar a todos!.
- Pero este tipo es un gil - empezó a decir la gente.
- Yo le decía: "Loco, quedemonos acá, que por lo menos nadie nos quiere liquidar"
- Si, si, yo le dije "Moisés, ¿dónde querés ir?. Dejame laburar en paz"
- Ya se lo decíamos "Tito, dejanos laburar, que es mejor estar vivo y ser esclavo, que ser libre y tener que soportar a Britney Spears"
- Si, si, Moisés, ¡cagate hermano!. Yo me vuelvo.

Y ahí nomás los israelitas empezaron a cantar

Eh o eh o eh o eh o eh

- ¡¡¡Vamonooooooooos!!! - gritaba Moisés pero no podía ir para ningún lado porque estaba rodeado de hermanos israelitas.

En eso llega el Faraón a la cabeza de aquel ejército al grito de

- ¡¡¡Devolveme los discos de Pearllllllllllllllll Jaaaammmm!!!

mientras sus hombres cantaban

Eh o eh o eh o eh o eh

En el Cielo.

- Hora
- ¿Qué decís Angel Ito?.
- ¡Hora hora hora!.
- No te entiendo tío.
- ¡Hora hora hora! - exclamó Angel Ito señalando hacia abajo.
- ¿Qué?.

Dios se asomó y vió lo que pasaba y dijo

- A la pipeta...me exterminan al pueblo.
- Uy, dale Dios, dejalo para después que veníamos bárbaro y... oh...
- ¡¡¡Hora hora hora!!! - grita ofuscadísimo Angel Ito.
- No, pará Angel Ito...yo te puedo explicar - empieza a justificarse Dios.
- ¡¡¡Hora!!!.
- ¡No me digas puta!.
- ¡Hora hora hora hora!.
- ¿Ah, si?. ¡Si sos impotente, tarado!. Mucha alita, mucha alita, pero de arrastrármela como corresponde, nada...
- ¡Me exterminan al pueblo!.
- ¡¡¡Hora hora hora!!!.
- ¡¡¡¡Dioooooooooooooooos!!!!. ¡¡¡Hace algo!!!.
- Dame un segundo Mueblecito de madera.
- ¡Moisés!.
- ¡¡¡Devolveme los cd`s!!!.
- Eh o eh o eh o eh o eh.
- ¡¡¡¡Hora hora hora!!!!.
- ¡Si, la tiene mucho más grande que vos!.

Dios miró hacia abajo, pero nada se le ocurría. Encima Angel Ito peleaba con Angel María y ahora se le venía una. Entonces decidió hacer aquello que ya sabemos que el Señor...

- ¿Qué Señor?.
- ¿Yo Señor?
- No Señor.
- Pues entonces ¿quién lo tiene?.
- Si lo tiene Quien, ¿por qué no se lo piden de una vez y se dejan de joder?

...hace cuando todo se complica.

- Bueno, a ver si me despejan que me voy a echar una siestita - dijo, mientras Angel Ito y Angel Maria peleaban a puño limpio, hasta que Angel Maria agarró el bastón de Dios y se lo lanzó. Pero le pifió y el bastón empezó a caer a la Tierra.

- ¡¡¡Por favor Dioooooooosss!!!. ¡¡¡No quiero morir!!! - gritaba Moisés con los brazos abiertos al cielo. En eso cayó el bastón al agua, a una velocidad tan impresionante, que el Mar Rojo de Avellaneda se abrió en dos. Las gentes, que no habían visto el bastón caer, comenzaron a gritar.

- ¡Moisés hizo un milagro!.
- ¡Moisés separó las aguas!.
- ¡Moisés nos salvó!.
- ¡Moisés abrió una ruta de escape!.
- Si: y yo pongo la casilla de peaje. Empiecen a garpar.

Moisés, cuando vió las aguas del Mar Rojo Carmesí abiertas dijo

- Esta es la mía - agarró el morral con los cd`s y empezó a correr. El pueblo, creyendo que los guiaba, comenzó a seguirlo al grito de

Eh o eh o eh o eh o eh

- Uy, loco, me tienen harto con este cantito. A ver si me sale otro...Ah e ah e ah e ah e - empezó a cantar Isban y todos se quedaron perplejos y les gustó el nuevo cántico y el pueblo entero comenzó a cantarlo mientras cruzaban el Mar Rojo

Ah e ah e ah e ah e ah

repetían mientras escapaban de los egipcianos.

Cuando llegaron del otro lado, los israelitas empezaron a hacerle señas a los egipcios.

- ¡Crucen giles!. ¡Denle, animense!
- Esta culea`os
- Vamos, a ver si se animan...a ver si tienen aguante.

Los soldados egipcios no querían cruzar. Pero el Faraón fue clarito.

- Al que no cruza para ir a recuperar mis cd`s, se la corto.

Entonces los egipcios se mandaron. Pero cuando llegaron a la mitad, las aguas los taparon y los ahogaron y los cadáveres de los soldados y de los animales flotaron en el río y todo quedó sucio y hecho una imundicia y desde entonces en Egipto hay un dicho que dice

- Mirá que río inmundo. Si parece el Riachuelo.

El pueblo judío entretanto festejaba al grito de

Ah e ah e ah e ah e ah

mientras emprendía nuevamente la marcha, creyendo que la Tierra Prometida estaba ahí a la vuelta, como yendo para el lado de Marruecos...

...pero qué equivocados estaban. El Señor...

- ¿Qué Señor?.
- ¿Yo Señor?
- No Señor.
- ¿Pues entonces...
- ¡¡¡Basta!!!. Nonosinteresaquienlotiene. Y...pero...¿qué es lo tiene?.
- Te lo digo al oído...
- Aja...ah...uh...bueno, si, sigan preguntando entonces.

...les tenía preparada otra prueba, que para qué te voy a contar...


40 años en el desierto pasaría el pueblo de Israel antes de llegar a la Tierra Prometida (un barrio privado en las afueras de Jerusalem). No te pierdas el relato de esos 40 años y un poco más en el próximo capítulo de "La cosa fue así".

Thursday, February 02, 2006

14 - El Jose, el Moises, el Codigo y se viene la plaga

Tema 12

a - José, Rey de los Sueños y Pity Alvarez

(pete)


(Para descifrar El código de Da Vinci descubrí las pistas ocultas, descifrá su significado oculto, lee las palabras ocultas, divertite con los chistes ocultos, construí la frase oculta con las palabras ocultas escritas en mayúscula, armá el rompecabezas con las expresiones ocultas entre paréntesis y encontrá la respuesta oculta sobre la verdadera verdad oculta en El codigo de Da Vinci).




José era hijo de Raquel que era prima de Tamar la tía de Judá vecino de Mirá, el ciego. José tenía 7 hermanos, Tito, Mito, Vito, Lito, Chito, Pito, el actor porno (PISTA OCULTA) y Antonio, el pibe de la calle (el pibe "de la rua"). Los hermanos tenían envidia de José.

- ¿Por qué le tienen envidia, Mito?.
- No sé - respondió Mito mirándose la entrepierna.
- ¿Vos Tito, por qué lo envidiás?.
- No se - contestó Tito (SEGUI LA PALABRA EN LA ESQUINA SUPERIOR DERECHA DE ESTA PAGINA QUE TE LLEVARA A UNA NUEVA PISTA OCULTA) agarrando una regla de 35 centímetros.
- Chito, ¿por qué sentís envidia por tu hermano (PISTA MEDIO OCULTA) José?.
- No se - dijo Chito mientras jugaba con una tararira larga y gorda.
- ¿Todos lo ENVIDIAN, Lito?. (trolín)
- No se - afirmó Lito mientras sacaba de su mochila un chorizo de medio metro de largo.
- Bueno...un MISTERIO estudios centrales. Lo que si es cierto es que a José, sus hermanos, lo envidian y mucho, ¿no es verdad Pito?.
- No se - contesta PITO, levantando sus manos y manteniéndolas separadas por 40 cms de distancia.

2 semanas más tarde.

- Hola Tito, Mito, Vito, Lito, Chito y Pito - saludó Antonio.
- Hola Mito, Vito, Lito, Chito, Pito y Antonio - saludó Tito.
- Hola Vito, Lito, Chito, Pito, Antonio y Tito - saludó Mito.
- Hola...
- ¿Podemos SALTEARNOS los saludos? - preguntó enojado Pito.
- Eh...bueno, pero (PISTON OCULTO) no te "calentés" - se burló Mito.
- Jajajaja...
- Si, Pito, no tenés que ser tan "duro" con nosotros - se burló Vito.
(travestidepalermo)
- Jajajaja...
- Claro hermano. Tranquilo, no te PONGAS de "mala leche".
- Jajajaja...
- Uh loco, me tienen podrido - se quejó Pito.
- ¿"Podrido"?. ¡SEGURO que tiene sífilis!.
- Jajajaja.
- Ah...eso por no fijarte donde te andás metiendo.
- Jajajaja...
- ¡Silencio! - ordenó Vito. - ¿Qué vamos a hacer con José?.
- No se, pero yo hace meses que (iuqirtarop) no la pongo por culpa de ese.
- Yo tampoco.
- Yo menos. Todas las minas del pueblo se encaman con él. ¡No deja nada PARA los pobres!.
- ¡Pobres! - exclama Chito.
- Ni deja títere con CABEZA.
- ¡Cabeza! - exclama Chito.
- Así no da che - se QUEJA Mito.
- ¡Che! - exclama Chito.
- ¿Qué vamos a hacer?. Porque yo (PISTERO CORRIENDO PICADAS) sigo dos semanas más así y me voy a pegar un tiro aunque todavía no se hayan inventado las armas de fuego - dice Tito.
- ¡Fuego! - exclama Chito.
- Chito, si seguís jodiendo, además de a José, te vamos a hacer algo a vos TAMBIEN.
- ¡También! - exclama Chito.
- Dios...
- No metas a Dios en esto.
- ¿Cómo QUE no?. ¿Quién, sino Dios hizo lo que hizo con José, dándole semejante...semejante...semejante atributo y a vos nada? - se PREGUNTA Tito mientras señala a Vito.
- ¡No lo quemés al Vito, Tito! - se ofusco Lito (alocutne) defendiendo a su hermano.
- ¡Eh, que saltás vos si no sos rana (ANIMAL MITICO)! - grita Pito.
- Callate silbato.
- Jajajaja - se rien todos los demás.

De repente se PRODUCE un silencio que se rompe cuando habla Chito.

- Jaja - repite.
- Uy, por favor, ¿no lo podemos poner en el paquete de lo que le hagamos al José?.

(quetegarúefinito)

Alguien golpea la PUERTA. Son 3 mujeres hermosas, apenas vestidas con unos trapos CASI transparentes (ESTA ES OTRA PISTA MAS, POSTA).

- Uh, qué hembras -
- ¡Hembras! - REPITE Chito.
- Ay, mamacita...
- ¿Si, que quieren? - pregunta Pito.
- ¿Está el José?.

Mito las increpa descontrolado.

- ¡¡¡No, no está "el José"!!!. ¡¡¡No estáááaaaa!!!. Dejen de venir a buscarlo a José cada 15 minutos de mi RELOJ solar.
- Uh, bueno, no es para que se pongan así - dice una de las mujeres. - Nosotras ENTENDEMOS que no le(s) llegue(n) ni a los talones... - murmura y las tres se ríen.
- ¡Ya basta ya! - grita Lito. - Se acabó se. Al José lo vendemos lo. A los egipcianos a los. ¿Está claro está?.
- Si, pero se dice egipcios.
- Lo que sea lo que.
- ¿Cuanto PEDIMOS por el José?.
- Por mi por, yo lo regalo yo lo.
- ¡Regalo! - grita Chito.
- Me cansaste pibe - dice Pito y procede a romperle el cráneo a su hermano (ACA NO HAY NINGUNA PISTA OCULTA. SI SEGUIS ASI NO VAS A DESCUBRIR EL CODIGO DE DA VINCI ¡TARADO!) con un tronco.
- ¡Ay! - es lo último que dice Chito.
- Che, ¿y el Antonio el? - pregunta Lito.
- Se fue con "la árabe que se cree colombiana y tiene el pelo del color del sol según la versión de las rubias teñidas".
- ¿Cómo?. ¿A esa no se la come José se la come?.
- ¡Come! - exclama entre borbotones de sangre Chito, que parece que todavía no había palmado.

(anoche me bañé)

Mito agarra una roca y aplasta la cabeza de Chito.

- ¡Callate de una vez!.
- V...v...vez - repite Chito escupiendo dientes y pedazos de mandíbula ante el estupor de sus hermanos.

Entre Lito y Pito agarran la mesa hecha de UNA pesada madera importada, la dan vuelta y entran a darle (PISTA PARA ENCONTRAR UNA PISTA DE UNA PISTA OCULTA) a la cabeza del Chito hasta que queda FINITA como un papel.

- ¡Al fin! - exclaman al unísono.

De repente, ven que de abajo del tronco, de la piedra, y de la mesa, salen pequeñas gotitas de sangre que salpican el piso.

- ¡F......f........fin!.
- Me hartó. Dejenlo ahí. Vamos a vender al José de una vez y para siempre y que se curta allá en Egipcio.
- ¡Egipto! - grita Chito.




José en Egipto

A José, sus hermanos lo vendieron por 10 dracmas, pagados con 3 cheques a 30, 60 y 90 lunas a unos egipcios que andaban por ahí al grito de "eh, ehiphops (PIZZA OCULTA), ¿quieren esclavo baraito?". Los ehiphops se llevaron a José a Ehiphop y lo hicieron cantar rap todo el camino. En Egipjop, José causó sensación, se volteó más minas que Julio Iglesias y llegó a ser muy muy muy muy muy muy muy feliz entroncándose a la mujer del Emperador, a la tía del Rey y a la Hija de Coto, el ministro de Caza. Después fue emprisionado por no voltearse a la mujer del Emperador (¡¡¿¿??!!) y en la cárcel conoció el lado oscuro de la vida. Es que ahí no había luz nunca, los cortes de EEE (Empresa de Electricidad de Egipto) eran constantes, casi como en Buenos Aires en verano. Después de ser liberado también se embadurnó a la hija del Rey Momo y así llegó él a ser Rey de Egipjop, puso a Eminem de Ministro de Educación y a 50 cents de Ministro de Finanzas, se vengó de sus hermanos haciéndolos casar a todos con las hermanas Duprée (PISTA AL OCULISTA), conocidas por su halitosis congénita y su sarna de nacimiento y (potos) después de ir a un recital de "la habitante de ese país de América del Sur de donde es Gabriel Garcia Marquez y que se cree que es la reina de la música pop cantando afectadamente cual concursante de Operacion Triunfo", aunque por aquellos años nada de esto existía, se (3 al hilo) retiró al interior de una pirámide (un famoso método de ventas de los años `80) y murió para ser encontrado varios siglos después por muchos ingleses que no tenían nada que hacer excepto andar encontrando pirámides por todo Egisto. Además (SI HASTA ACA NO DESCIFRASTE EL CODIGO DE DA VINCI, JODETE. DESPUES DE ESTA NO HAY MAS PISTAS OCULTAS. ERGO, SOS UN PERDEDOR. JA-JA) de volverse una película espantosa de dibujitos animados en el 2001...




b - Exodo (el libro de los jujeños)


La misión de Moisés


Grupo de Teatro Experimental "Un ángel y dos alitas", Las Nubes Entretenimientos S.A., en asociación con Carlos Rottemberg y del...

- ¡Epa! - exclama Dios. - ¿Cómo que "Rottemberg"? - dice remarcando el apellido.
- Si, Rottemberg - dice Angel...María. - ¿Qué tiene de malo?.
- Eh...bueno...que es ¿judío? - responde tímidamente Dios.
- ¿Que?. ¿¿¿Ahora es malo ser judío??? - se enoja el Querubín pero nadie lo mira.
- No, no, no tiene nada de malo. Es que...en el cielo...no hay judíos - le contesta Dios a Angel...María sin prestarle la más mínima atención al Querubín.
- Hora...hora...hora...¡Hora! - se entusiasma Angel Ito.
- ¿En serio? - pregunta Angel Angel Angela. - ¿Tan buena era?.
- ¿Que pasa paps? - pregunta Cristo que viene llegando con los auriculares puestos y un reproductor de mp3 colgando de la barba.
- Nada. Es que estos van a poner una obra de teatro y se asociaron con uno que no es del cielo.
- Hora...horahora hora hora hora - explica Angel Ito mientras gesticula exageradamente con las manos.
- Ay, que perra.
- ¿Qué dice Angel Angel Angela? - pregunta intrigado Dios.
- Dice que el se curtió una...¿cómo le dijiste?.
- Hora...hora...
- Una moises.
- ¡¡¡Hora!!!. Hora...hora...
- Ah, una moishe que se llamaba Cielo. Y dice que en la cama era tremenda.
- Yo también me curtí una de esas - dice el Querubín dando saltos y sacudiendo las manos para llamar la atención pero nadie le da bolilla.
- Bueno, por mi mismo...dejense de joder. Vamos a ver que hicieron.


Grupo de Teatro Alternativo y Experimental "Un ángel y dos alitas", Las Nubes Entretenimientos S.A.D.A.I.C., en asociación con Carlos Rottemberg y del Sielo...


- Cielo va con c.
- ¡Hora hora hora! - se queja Angel Ito.
- Dice el Angel Ito que la Cielo que el se curtió no era brasilera.
- ¿Que?.
- Hora hora hora.
- Cielo Vaconcé, dice que no la conoce, que la que el conoció se llamaba Cielo Goldemberg Aizenberg Feinman Goldstein de Peres.
- ¡A la pipeta!. ¿Y la tenía circuncidada?. Jajaja - se ríe solo el Querubín a quien hoy todos ignoran por completo.
- Cielo va con c - dice Dios señalando el cartón de presentación de la obra.
- Ah - exclama Angel Angel Angela.
- Ahhh - exclama Angel...María.
- Ahhhhh - exclama la Espíritu Santo desde la cocina.
- Hora - exclama Angel Ito.
- Cool - exclama Cristo con una gorrita de los Nicks de Nubes York puesta al revés.
- Va de vuelta.

Grupo de Teatro Alternativo Libre Experimental Extremo "Un ángel y dos alitas", Las Nubes Entretenimientos S.A.C.I.F.I.A., en asociación con Carlos Rottemberg y del Sielo Movie Stars presenta:

- ¡Del Cielo!.

...y del Cielo Movie Stars presenta:

"Moises, el libertador"

en version libre. Puesta en escena: Angel Ito. Iluminacion: Angel Angel Angela. Potus: Angel...Maria. Libreto: Rodolfo Ledo. Direccion: Espiritu Santo.

Primer acto: el nacimiento de Moises (Exodo 2, 1)

Se encienden las luces amarillas.


- Ohhhhh...ohhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhh...ohhhhhhhhh.

Varios angeles dan vueltas y vueltas enloquecidos por el escenario. Visten largas tunicas violetas. Cuando se chocan unos con otros, sacuden las manos hacia arriba y hacen extraños ruidos como

- Uiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiii

o

- Ejejejejejerererererere

"Esta es la historia del pueblo de Israel en Egipto y del nacimiento de Moisés, el inventor del idem" dice una voz grave y cavernosa desde fuera del escenario.

Aparece Espiritu Santo que sostiene una mascara delante de su rostro.

- Ohhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhh... - es todo lo que dice.
- Si si si si si si si ssssssi - responde una voz desde fuera del escenario.
- Ahhhhhhhhhhhhhhahahahahahahaha. ¡Estruendos!. ¿Migrañas?. ¡Nubes entumecidas!.
- Ohhhhhhhhhhhhhhhhhhhh - canta el coro de angeles, mientras todos ponen sus manos al costado del rostro abriendo grandes los ojos y la boca.

Centellean las luces.

"Oh...el rey ha dado la orden de matar a todos los niños y miren"

Los angeles se tiran al piso y empiezan a hacer el pollo sin cabeza al grito de "i-ijijijijijijiji-i".

"Así termina la primera parte del espectáculo".


Silencio.


- ¿Y Dios, qué le parece?. Va a ser un exitazo, ¿no?.

Dios esta perplejo. No puede creer lo que acaba de ver. Intenta hablar pero no lo logra.

- Si. Le encanta. ¡Vamos con el segundo acto!.


Segundo acto: la primera visita de Moises al faraón (Exodo 5, 1)


Se encienden las luces rojas.


Varios angeles vestidos con tunicas rosas saltan por el escenario al estilo chimpance en celo mientras gritan

- Ohhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhh...ohhhhhh...

Entonces entra Espiritu Santo.

- Ahhhhhhhhhhhhhhhh---eh oh oh ehhhhhh----locura----

Los angeles quedan duros como estatuas, observando a Espiritu Santo.

- Elegias. Prode. Sacacorchos.
- Ohhhhhhhhhhhhhh...

"Hola ¡Gaith Pharaon!"

- Uiiiiiiiiiiiiiiiiii u u u...
- Elevadores. Sanscrito.
- ¡Sanscrito! - canta el coro.

Fin del segundo acto.


- ¿Vio Dios?. ¡Por favor!. ¡Que nivel!. ¡Que adaptacion!. ¡Que puesta!. ¡Que actuaciones!.
- ¡Que porqueria! - exclama Dios. - ¿Que es esto?. ¿Cuando creé a los hippies y no me di cuenta?. ¿Me morí y fui a parar a El Bolsón?.
- Pero Dios...¡esta obra es un exito!. ¡Es un relato fiel de lo que pasó con Moises!. ¡Es...es un hecho histórico!.
- ¡Dale paps!. ¿O no entendes la onda? - dice Cristo con una remera de Nirvana negra rota y agujereada.
- Deje que termine la obra Dios, para entender la idea general, el concepto, la vibra...
- ¿La que?.
- La vibra Dios, la vibra - murmura misterioso Angel Angel Angela.

Dios mira su reloj. Como no tiene nada más que hacer, decide seguir mirando la puesta.

Tercer acto: la oración de Moises (Exodo 5, 22)

El escenario queda a oscuras. Solo se escuchan voces haciendo

Euuuuuuuuuuuuuuuuh dhdhdiii iiiiiiiii

Fin del tercer acto.

Todos se quedan mirando a Dios con expectación.

- ¿Ustedes...ustedes...ustedes me están jodiendo?. En serio les pregunto, ustedes, ¿me estan tomando los pelos de la barba?.
- Ay, paps, vos estas re que atrasás, en serio te digo. Todo bien, todo re bien, todo bien pero bien bien bien, y vos como que... - Cristo hace una pausa - ...tirás para atrás paps. Esto es como una onda así que tenés que tirarla para que vuelva...
- ¡Crucifiquenlo de una vez! - se escucha que grita uno.
- ¿Ves?. ¿Ves lo que pasa paps cuando te ponés en la mala?. Acá la gente la hace con la mejor, la-me-jor y vos dale que tirás para atrás y no, no es esa. Esa no es la que hay que hacer. Dejalos... dejalos que se expresen, capta la escencia y dejá que te pegue y te transporte...

Dios lo mira y no entiende nada.

- Estoy harto, no quiero más éste laburo y mi único heredero...
- ¡Eh!. ¿Y yo que? - salta Espíritu Santo.
- ...es un imbécil sin retorno... y la otra una histérica insoportable... Ay, Dios yo, que siga la función.


Cuarto acto: las plagas (Exodo 7, 14)


Flashes y luces de todos los colores. Bola de espejos. Luces rítmicas. Música a todo volumen. El coro, vestido con calzas, sombrero de bombín y bastones, hace un número al estilo Chicago.

(primera plaga, los angeles se escupen unos a otros)

Oh, el aguaaaaaaa
en sangre se convertirá
y entonces tan rica
tan rica no será
pero piola puede ser
para hacer la salsa
sin tomate
sin tomateeeeeeeeeeeeee

(segunda plaga, los angeles van saltando en cuatro patas por todo el escenario, y se montan unos a otros haciendo croac croac cuando llegan al orgasmo)

Y justo en los postres
llovieron ranas
y ranitas y ranotas
como en Magnolia
¡que peliculon!
¡que ranas!
¡que lluvia extraña!
¡que lluvia de ranas!

(tercera plaga, los angeles se suben a las columnas de iluminacion y se lanzan en vuelo libre hacia el piso del escenario para estrellarse en él y salpicar a todos con su sangre)

Pican pican
los mosquitos
como pican
los mosquitos
unos pican
en la cara
y otros pican
en el p***

(cuarta plaga, los actores angeles se ponen a hacer la vertical)

¿Tabanos?. ¿Lo que?
¿A quien se le ocurre
mandar de plaga a un animal
que nadie conoce?.
Mejor hubiera sido
y mas hubieran destruido
Lilita Carrio y Macri
juntos y a los gritos

(quinta plaga, la mortandad del ganado. Los angeles se echan leche a borbotones en la boca unos a otros hasta ahogarse o vomitar)

Las vacas se mueren mal
el mal de la vaca loca
ahora la carne es poca
seguro que va a aumentar
Los egipcios no pueden comer
mas asado ni chorizo
que se jodan por joder
con este pueblo judio

(sexta plaga, las ulceras. Los angeles del coro se clavan las uñas unos a otros, arrancandose pedazos de piel y sangrando en vivo mientras bailan tap)

Ulceras, mami, tengo ulceras
tambien tengo acné
y no me queda bonito
y no se que hacer
soy una nena pituca
y asi a la calle no salgo
¿quien me va a dar bolilla
si por toda mi piel yo sangro?

(séptima plaga, el granizo. Los angeles empiezan a cagarse a cascotazos y varios caen malheridos al piso del escenario. Cuando esto sucede, los que quedan en pie van y entre todos revientan a piedrazos al recién caído)

¿Quién, quién lo hizo
lo de mandarnos granizo?
¿Sin pedirnos permiso
nos castiga con granizo?.
Fue culpa del petiso
por eso lo del granizo
Yo soy egipcio
y no me banco el granizo

- ¡Corte! - grita de repente Dios.

Todos se quedan mirándolo

- Momento - salta Espíritu Santo - acá la única que grita corte soy yo. ¡Además corte se grita en el cine!.
- ¿En qué?.
- No se, algo que Belcebú dijo que tenía en mente para inventar y... ¿por qué gritaste corte?.

Silencio.

- ¿Cuán...cuánto falta? - pregunta Dios.
- Eh...3 plagas más...y después otros 8 actos
- Oh...¡yo!...no aguanto más...

Dios mira alrededor, ve a la compañía teatral, a su hijo que tiene puestas una muñequeras fluorescentes y que lo saluda haciendo la v de la victoria, Espíritu Santo con máscaras, Angel Ito sentado en la silla del productor, Angel Angel Angela chamuyándose a uno del coro, consulta su agenda y hace lo que siempre lo salvó en todas las situaciones difíciles que le tocó enfrentar desde el inicio de los tiempos:

se va a dormir la siesta.

- Despiertenme dentro de un par de siglos y hagan lo que quieran. Yo me fui.

En Broadway la obra fue un éxito monumental, aunque para dejar contento al público, extendieron las plagas a 17 y recortaron un poco la participación de Querubín a quien, de todas formas, nadie le prestaba atención.

Tuesday, November 22, 2005

13 - La destrucción de So`doma`, Mo`dorra`, Ma`mona`, y Go`mona`s - Parte 2

Tema 11: El Oso, Moris y Abraham


a - La venganza del Cid, la venganza de la Vid, y el borracho que dice "¡cómo te quiero!"


Con

Abraham, como él mismo.
La novia de Chucky, en el papel de Ruth
El oso Barnie como Lot
Dios como Dios
Cristo como Cristo y Dios
Dios como el Espíritu Santo y Cristo
El Espíritu Santo como Dios y Cristo y él mismo y la Santísima Trinidad y...

Iluminación

ABL

Edición

Papparazi

Dirección

Jorge Lucas


- A veces amigo... - le dice Abraham a su osito de peluche - ...a veces un hombre tiene que hacer lo que tiene que hacer...Y esta noche tenemos algo que hacer, tu y yo juntos...-. Sostiene a su osito de peluche frente a su rostro. - Oh si, amigo, esta noche ¡quiero gozar! - exclama y se lo lleva a la entrepierna. - ¡Así!. ¡Eres un oso malo! (esta es la primera referencia bíblica a ciertos gustos que los homosexuales tienen por estos animales).
- ¡Eh, Abraham! - le grita Dios.
- Ups...eh...si, ¿Dios?. Oh...pero ¡cómo le va don Dios!. Tanto tiempo sin vern... upa... eh, espereme un toque, si...
- Dale...y sacate el osito de peluche de Taiwan de ahí abajo.
- Ok. ¿Qué dide Con?.
- ¿Qué?.
- Eh...¿qué dice Don?.
- Bien, bien, ¿vos cómo andas Abri?.
- Uh, ya lo ve...algo ocupado - dice Abraham mirando a su osito de peluche Made in China 2 x $ 10 con cariño y le murmura - Oh, osito, no te preocupes. Enseguida seguimos en lo que estábamos. Diga Dió.
- Bueno, mirá, esto de Somoda, Gomona, Passolini, Liberace...todo un asco.
- Si, ¡y no se olvide de lo último de Elton John!.
- ¿Que no me olvide?. Miralo a Angel Ito.

Por entre las nubes se asoma Angel Ito. Está vestido todo de blanco con lentejuelas y unos anteojos enormes y amarillos.

- ¡Hora, hora hora! - canta con la melodía de "Candle in the wind".
- Ok. Entendí Dios.
- ¿Qué entendiste si no te expliqué nada todavía?.
- Eh...ah...bueno, si, lo que pasa que...¡apúrese Dió!. ¿Me entiende? - dice Abraham y cabecea señalando al osito de peluche de Once.
- Si, si, bueno...eh, mira Abraham...Decidí destruir Somoda porque está llena de pescadores...
- ¡Pecadores! - le susurra al oído Querubín que apareció de la nada y antes de terminar de decir "pecadores" ya no estaba.
- Eso...está llena de pecadores y jugadores de Defensores de Belgrano y la verdad, no da Abri.
- Ok. ¿Y a mi qué me dice?.
- Es que vos estás ahí y bueno, no quiero liquidarte con todos los demás.
- No, yo no estoy "ahí".
- Si que estás.
- Que no estoy.
- Que si.
- Que no. Yo estoy acá. Usté está ahí.
- No, vos estás ahí. Yo estoy acá.
- No, yo estoy acá.
- No, vos estás ahí.
- Acá.
- Ahí.
- Que no: yo estoy acá. Ahí está usted.
- ¿Dónde?.
- Ahí.
- ¿Acá?.
- No, acá estoy yo. Ahí está usted.
- Ay...me duele la cabeza.
- Claro, ahí.
- ¡Hora! - canta Angel Ito.
- Bueno, mirá nene... voy a destruir la ciudad donde vos estás.
- No Don Dió. Yo estoy en Sodoma.
- ¡Y bueno!.
- Y bueno nada, usté dijo que iba a destruir Somoda.
- Si, yo voy a destr... ¿Ah, si?. Uh...no, no...quise...uh...qué mal...con razón tuve quejas con esa otra destrucción de...de...
- Mersu - le dice Querubín vestido con tutu en menos de una milésima de segundo.
- Esa...tenía que destruir...eh...
- Sumer - le grita Querubín vestido del General Patton.
- Eso y bueno...termino hablando al berre y no se porqué si el lunfardo todavía no se inventó.
- Ok. Va a destruir entonces... - dice Abraham haciendo una pausa mientras acaricia a su osito de peluche de Colombia, le saca algo de adentro, lo huele y se lo aspira. - Uh...si...quiero ¡máas!.
- Hola, soy Timo Maas - saluda uno con una bandeja de dj bajo el brazo.
- ¡Sodoma! - exclama Dios.
- Aha - dice Abraham mientras prende un cigarrillo. - ¿Quieres... mi dulce osito de peluche?.
- Abraham, te estoy avisando para que te salves y salves a los tuyos.

Llega Querubín con ropa de cuero negro y un látigo en la mano.

- Dios, lo estamos esperando para lo de Gomonas...¡vamos Dios!.
- Eh, ya voy quer...
- ¿Adónde va? - pregunta Querubín que se cambió y ahora está vestido de Sylvester Stallone en Rocky 3.
- Eh...allá a...
- ¿Dónde? - dice Querubín que ya fue y volvió con el vestido que Marilyn usó en la famosa foto.
- Allá, con ustedes.
- Bueno, traígase unos canápes y apúrese...¡no sabe lo que se está perdiendo!

Abraham, con una toallita en la cintura, está revisando unos papeles que tiene sobre la mesa. Se da cuenta que en los últimos tiempos estuvo haciendo muchas inversiones en propiedades en Sodoma y le entra el pánico. Se vuelve hacia Dios y empieza a chamuyarlo.

- ¡Dió!. Mire...¿por qué no se busca alguna otra ciudad para destruir?. Digo...justo éste pueblucho que no vale nada...
- Uh, Abraham, ya me decidí...una vez que me decido, viste, yo soy medio indeciso, entonces me decidí y bueno...viste...estoy decidido y como soy así tan indeciso no quiero indecidirme de vuelta, ¿entendés Abrajan?. Porque si me indecido después voy a estar indecidido una bocha de tiempo y no quiero estar indecidido ahora que me decidí, ¿entendés?. No te lo tomes a pecho...
- ¡Pechoooooooooooooooos! - se escucha que grita Cristo.
- Eh...uh...eh...si...bueno Abranlá. Voy a destruir la ciudá, no hay vuelta macho. Bancatela.
- No Dió, por favor...mire...es que yo había elegido este sitio para instalarme con mi Osito de Peluche...y es un lugar por el que siento un entrañable cariño...¿No es verdad mi adorado...mi querido...mi amado...osito de peluche?. Dile...dile al hombre de la barba blanca - dice Abraham acercándose y abrazando al osito de peluche de Jugueterias Colón.
- ¡¡¡Peleaaaaaa de gataaaaaaaaaaaaaaaas!!! - exclama el Angel Gabriel.
- Eh...me tengo que ir...me estoy perdi...Bueno, mirá Abracadabra yo tengo que destruir...
- Esperese un instante Don Dió...mire...a ver...¿si encuentro 50 justos, no la destruye? - pregunta Abraham.
- Si, ok, me teng...si, bueno, si encontrás 50 justos no la destruyo...
- ¡Apurate Diós, no sabés lo que te estás perdiendo!. ¡¡¡En un jacuzzi se están bañando juntitas Luciana Salazar, Ingrid Grudke, Claudia Schiffer y China Zorrilla!!! - grita Querubín vestido de Araceli Gonzalez.
- ¡¡¡Ya voy!!!. Chau Abr...

Pero Abraham, sabiendo que ni en pedo iba a encontrar 50 justos en aquella ciudad del pecado, empieza a regatear.

- Dios...¿y si mejor hacemos 45 justos?.
- Eh...uy, si, lo que quieras Abrazáan.
- No, mejor...espere...sumo 4, me llevo 12...¿cerremos en 32 justos y 3 lieros?.
- Si Azerbajian. Lo que quieras. Chau, me voy a ver a las...
- ¡¡¡Moria, Moria!!!. ¡¡¡Zulma Faiad!!!. ¡¡¡Graciela Alfano!!!. ¡¡¡La mala y tetona de Flo-ri-cien-ta!!! - gritan en el cielo.

- Ok, ¿le digo qué?. 17 justos, 5 probos, 2 buena onda y me planto.

Dios se muerde el labio.

- Si Abrigán. Si, ahí me planto también. Me quiero ir a ver a las...
- ¿9 justos, 3 macanudos, 5 piolas y 2 boy scout?
- Si Abaratán, lo que...
- ¿6 justos, 4 copados, 3 bien dispuestos, 3 monaguillos y 1 uno que ayudó a cruzar a un viejito?
- Si, si, si, lo que digas vos...
- ¿5 justos?.

Dios lo mira, mira al cielo, ve a sus amigos enloquecidos por la vista de Gomonas y hace lo que siempre hizo.

- ¡Ma si!. Trae 5 justos y Sodoma zafa.
- Grande Dio. ¡Osito, volvamos a lo nuestro! - exclama Abraham y se vuelve a la cama.

Dios llega a la nube desde donde están espiando Gomonas.

- Ay mamita...si, así...pasale el barrito por la espaldita a esa colegiala... uy...si... - dice Querubín.
- Hooo...ooo...oooo...raaaa... - temblequea Angel Ito, que parece a punto de estallar en llamas.
- Mir...mirá...se prendió Nancy Duplaa...
- Y...y...¡Luisiana Lopilato!.
- Ay, que linda la nenaaaaaaaaaaaa...
- ¡¡¡Luisiana!!!. ¡¡¡Luisiana!!! - grita la pequeña muchedumbre que se juntó a espiar desde aquella nube.

Las almas llegan a las puertas del cielo pero no hay nadie para recibirlas. Están todos pendientes de lo que pasa ahí abajo, incluyendo San Pedro.

- ¡¡¡La Kloosterboer!!!.
- ¡¡¡Que pele, que pele, que pele!!!.
- ¡Diganlo más rápido!.
- ¡¡¡Quepelé, quepelé, quepelé!!!.
- ¡¡¡Parece el nombre de una comida árabe!!!
- ¿Me perdí de mucho muchachos? - pregunta Dios agitado.
- Eh...no Dios, mirá...llegaste para la lucha en el barro...
- ¡Esta ciudad es una maravilla!.
- ¿Y Dios, ya destruiste esa ciudad llena de...de...de mueredenubes? - pregunta Angel...María, bufando por el lamentable espectáculo que dan sus compañeros de trabajo.
- Eh...¿qué?. ¿Qué cosa? - dice Dios mientras mira hacia Gomonas por unos binoculares.
- ¡Uh...como les daría a todas...!. ¡Y después me iría a Sodoma a recibir! - grita Angel Angela.
- Hoooo...oooo...ra...ra...ra... - exclama Angel Ito señalando la llegada de Nicole Kidman.
- Uhhhhh... -.
- ¡La ciudad de los comealfalfa! - sigue Angel...María.
- ¿Los que? - dice Dios que ahora usa un catalejo.
- Los tragapepinos.
- ¡No entiendo! - contesta Dios mientras ajusta las lentes de un telescopio.
- Los lamepostes.
- Non...
- ¡Los desayunalacteos!. ¡Los consumemedialunas!. ¡Los amigos del amigo!.
- ¿Me podés decir de qué hablás?.
- ¡¡¡Si destruyó Sodoma, la ciudad de los putos del ortooooooo!!!.
- Bueno, tampoco es para que te enojes así, Mary, oh Mary, won`t you please go home (gracias Boingo)... Eh...Y no, para tu información no la destruí.
- ¿Cómo que no la destruyó?.
- No, no la destruí - se molesta Dios espiando por un periscopio invertido.
- ¿Pe...pero por qué, si iba tan decidido?.
- Bueno, a último momento decidí que no. ¡Uh!. ¡Al final estaba decidido!. ¡Me decidí!. Que bueno...no soy tan indeciso, ¿no?. ¿Vos qué decís Querubín?.
- ¡No moleste Dios!. ¿No ve que se prendieron Cameron Diaz, Drew Barrymore y Lucy Liu?.
- ¡¡¡Aguanten Los Angeles!!! - grita Cristo.
- Uh...las tres...eh...ya vengo - dice Querubín. - Ah, ya volví... uh...Lucy... si...divina orien...Ya vengo...Ya volví - dice y se le empiezan a notar unas ojeras pronunciadas. - Oh...pero Drew... tiene esa pinta de turri...ya vengo...ah...ya volví -. Tiene las palmas de las manos cubiertas de pequeños pelos. - Y Cameron... tan rubia y tan... ya vengo...eh...ya volví -. Ahora sus manos parecen las de un gorila. - Uy...y allá...uh...miren... ¡Amelia Bence!... Ya vengo - Como 5 minutos después. - Ya volví... -. Está pálido y es todo una ojera. - Es que las veteranas me vuelven loco

Desde la tierra

- ¡¡¡Diooooooooóóóóó!!! - llama Abraham.
- ¿¿¿Qué querés Albrancaná?.
- Mire... - dice mostrándole a 5 afeminados que no dejan de sonreirse y toquetearse.
- ¿Y eso?.
- Lo que le prometí. Le traje a los 5 juntos.
- ¿5 juntos?.
- Si. ¿No me pidió 5 juntos?.
- ¡5 justos dijimos!. ¡5 justos!.
- Ahhhhhhhhhh...yo sabía que en algo me había equivocado...
- Bueno, no me vuelvas a llamar que me cortás la inspir...
- No, no, no. No se vaya que acá...mire...acá están los 5 justos - dice señalando a otro grupo, uno vestido de obrero, otro de indio, otro de cuero negro, uno de marinero y otro de cowboy - ¡5 justos exclama!.
- ¿Est...estos son los 5 justos?.
- Si Dió.
- Per... - duda Dios mientras ve que los 5 está haciendo pasitos de baile, armando las letras Y, M, C, A y apoyándose unos a otros mientras se pasan aceite por los cuerpos trabajados. - ¿No pudiste conseguir algo mejor?.
- No Dios, ¿mejor que esto?. Son 5 justos: Justo José de Urquiza, Juan B. Justo, este que justo llegó, este que justo se va y éste otro que justo andaba por acá. 5 justos, ¿eh?. ¿Si?. ¿Ve? ¿5?. ¿5 justitos?. ¿5?. ¿Cinquito? - dice Abraham con una sonrisita dibujada en la cara. - ¿Diosito?. ¿Dios?. ¿Ahorita no va destruir la ciudad?.

Se hacen unos segundos de silencio.

- ¡¡¡Basta!!!. ¡¡¡Se acabó!!!. ¡¡¡Vos me estás tomando los pelos de la barba!!!. Destruyo la ciudad. Andate si no querés que te destruya con ella...
- ¿Con quién?.
- ¡Con ella!.

Abraham mira a su osito de peluche manuelita vivía en Pehuajo.

- Pero...es un osito, no una osita...
- ¡Estoy hablando de la ciudad!.
- ¿La ciudad es un oso?.
- Uh...tomatelas porque va a ser un destrozo...y no mires para atrás porque te vas a convertir en estua...estu...astua...est...
- ¡Estatua Dios! - le dice al oído Querubín vestido de Buzz Lightyear.
- ¡Estatua!. Estatua de sal.
- No Dios, de sal no que ando con la presión alta y no puedo consumir nada, nada, nada...
- Abraham...se te acaba el tiempo...destruyo todo.
- No...mi osito, mi dulce osito...oh, si, toma una barra de chocolate dulce osito - dice Abraham.
- En 5, 4, 3...
- ¡¡¡Noooooooooooooooo!!!. ¡¡¡Jamás Dios!!!. ¡¡¡No podés destruir Sodoma porque nosotros...nosotros nos opondremos!!! - grita Abraham y enciende su sable luminoso.
- ¿Ah, si?. Entonces ¡es guerra! - grita Dios. - Muchachos, ¡una manito que aca se hacen los duros!.
- Shhhhhhhhhhhhhhhhhhhh
- ¡Ni en pedo!. Acaba de llegar Demi Moore y está haciendo sandwichito con las nenas de "A los trece"!.
- Uh, estos siempre igual...cuando uno los necesita...
- ¡¡¡Las nenas con las nenas, las nenas con las nenas!!!.
- ¡Guerraaaaaaaaaaaaaaaa! - grita Abraham. - Vamos osito, ¡juntos podremos!.
- Si, si - dicen varios trolos que andaban por ahi.
- ¡Guerra!.
- ¡Guerra!.
- ¡Guerra!.
- ¡Juan Luis Guerra!.
- ¡Maximiliano Guerra!.
- ¡Xena la guerrera! - grita uno de los trolos.
- Uh...siempre hay un desubicado.
- ¡Yo hago de Darth Vader!.
- ¡No, yo!.
- ¡No, sho!.
- Yo soy Han Solo.
- ¡Y yo la princesa Leia! - grita otro de los gay.
- ¡Uh...Darth Vader!. ¡Vení, dame masa! - grita Angel Angela. - ¡Y a vos, Leia, te doy!.
- ¡Guerra, guerra, guerra! - gritan todos y se arma.

Al final, por supuesto, Dios ganó por goleada, Abraham se salvó, los muchachos siguieron disfrutando de la vista hasta que las chicas se cansaron de enfiestarse, Ruth terminó trabajando de estatua y el osito de peluche, de querusa de querusa, especuló con el precio de las propiedades, se llenó de dracmas y terminó como magnate en Hollywood.

b - El sacrifico de Isaac Newton

- ¡Abraham!. Oh...A-bra-jaaaa-aaam... - llamaba Dios.

Pero Abraham no lo escuchaba. Sus ojos se perdían en el vacío y cantaba.

- "Oh...un osito de pelucheeeeeeee... de Taiguan....".
- Uh, Dios yo...¿todavía seguís con eso Abraham?.
- Es que...es que...es que fue como si clavara un puñal en la espalda...
- Eh...de hecho Abraham... - le dijo Dios señalándole un puñal clavado en su espalda. - El osito te clavó eso y todavía no te lo sacaste.
- Es que...es que...es que...así tengo algo para recordarle.
- Bueno pibe...mirá, si querés seguir deprimido, asunto tuyo. Quiero que me hagas un sacrificio.
- "Osiiiitoooooo...".
- Vas a sacrificar a Isaac Hayes, tu hijo.
- Ok. Si. Lo que usted diga. Por lo que me importa...
- Bueno, dalé...sacrificalo.
- Ok. ¡Isaav Asimooov!. Vení un segundo.
- Hola papi. ¿Cómo estás?. ¿Bien?. ¿Si?. ¿Bien?. ¿Estás bien?. ¿Si? ¿Si?. ¿Bien?. ¿Estás bien papá?. ¿Estás bien? - llega sonriendo Isaac Abramovich.

El pibe es un imbécil.

- Uh...capaz que le tendría que haber pedido otro sacrificio. A éste hasta yo lo sacrificaría - murmura Dios.
- ¿Que mate a su propio hijo?. ¿Que mande a su PROPIO HIJO a una muerte segura?. ¿Que asesine a la CARNE DE SU CARNE?. Mirá lo que le pedís vos pá. Ja...¿qué padre sería capaz de algo así? - dice Cristo mirando a Dios.

Dios silba y mira para otro lado.

- ¿Qué...qué...monstruo haría algo así?.

Dios se pone a hojear el Ole del lunes.

- ¿Qué bestia sin alma cometería semejante acto? - se indigna Cristo y apunta su puño hacia la tierra (es que hacia el cielo no pudo apuntarlo porque ya estaba ahí).
- Si, ¿no?. ¡Qué loco!. Ahora dejame que tengo que seguir laburando.

En eso mira hacia la tierra y ve que Abraham está a punto de clavarle un puñal a su hijo Isaac Rabinovich.

- ¡¡¡Noooooooooo!!!. ¿Que hacé zarpado?.
- Lo que usté me pidió Don Dió..."Oh...si la muerte me acechara
en tu cueeeeeeva dormiríiiiia".
- Era...era una prueba nomás Abraham
- ¿Ah, si?. ¿Si?. ¿Si, era una prueba?. ¿Si, si, si?. ¿Una?. ¿Una prueba?. ¿Era una prueba?. ¿En serio?. ¿Nada más que una prueba?. ¿Una prueba?. ¿Era eso?. ¿Una prueba? - dice el hijo.
- Uy, Dios...yo...mi...si querés matalo Abraham...

Pero Abraham se había ido y estaba apoyado contra un árbol llorando desconsolado.

- Oh...mi ositooooooo...
- Pero Abraham, te cagó, te dejó por otro, se quedó con todo lo que tenías, te clavó un puñal en la espalda...
- ¡¡¡No importa!!!. Yo...amo a mi osito de peluche de Madagascar...
- Uy...cuando inventarán el Prozac.
- ¿De verdad pá?. ¿Lo amás. ¿Amás al osito de peluche?. ¿Lo amás?. ¿Si?. ¿Si?. ¿Si, lo amás?. ¿Si pa?. ¿Si?
- Uh, pibe, callate porque le digo que te sacrifique en serio.

En eso, sobre la ladera, aparece el osito de peluche.

- ¡Mi osito de peluche de Calcuta!. ¡Has vuelto! - exclama Abraham y sale corriendo al encuentro de su osito de peluche de Afganistán que viene con dos ositos de la mano.
- ¡Volvió!. ¡Volvió!. ¡Volvió!. ¡Volvió!. ¡Volvió!. ¡Volvió!. ¡Volvió!. ¡Volvió!. ¡Volvió!. ¡Volvió!. ¡Volvió!. ¡Volvió!. ¡Volvió! - exclama el hijo de Abraham.
- Pibe, me cansaste - dice Dios, manda un rayo que le da a un árbol y este se viene encima de Isaac, lo aplasta y lo mata al instante.
- Total, este viejo verde va a tener unos cuantos críos más - dice Dios mientras mira enternecido el reencuentro de Abraham, su osito de Peluche de La Salada y los hijos de ambos que Abraham nunca había conocido.

c - Los otros hijos de Abraham

Abraham tuvo varias mujeres. Una fue Quetur(r)á, o "la loca esa" como le decían en el barrio. Con ella tuvo a Zimrán, Iocsán, Sacaan, Yo Carlos, Lo Garantizo, Dedán y Sebá, el inventor del mate. Los descendientes de Dedán fueron los asuritas, los letusíes y los leumies. Los hijos de Iocsán fueron Diesel, el rastrojero y Ben Affleck.

Abraham legó todos sus bienes a sus ositos. También hizo regalos a los hijos de sus otras mujeres, pero mientras vivía, los apartó de sus hijos los ositos para que nadie jugara con ellos.

d - La muerte de Abraham.

Abraham vivió ciento setenta y cinco años. Murió a una edad muy avanzanda, feliz, y cargado de años y junto a su osito de peluche de Castelar. Cuando murió, fue a reunirse con los suyos. Sus hijos lo sepultaron en una caverna, de donde Batman tuvo que sacarlo cuando construyó la primera Baticueva, que quedaba justo al sur de Lomas de Zamora, en un campito que Abraham había comprado antes de invertir en Sodoma.

Eso dicen las Sagradas Escrituras. En realidad el Abraham se murió en la cama mientras tenía relaciones con un osito menor de edad, de peluche negro y comunista. Pero para salvaguardar su buen nombre, ninguno de estos datos fue dado a conocer hasta el día de hoy.

Así se cierra la historia de Abraham, un gran hombre con un pequeño osito de peluche.


Continuará en tu juguetería amiga...

Thursday, September 29, 2005

12 - La destrucción de So`doma`, Mo`dorra`, Ma`mona`, y Go`mona`s

Tema 10: Las Sin Cities (Lassie in City)

- ¡¡¡Diossssssssssss!!!. ¡¡¡Mirá el dezaaaaastre que dejaron en el rancho, canejo!!!. Zieeeeempre lo meeesmo. Ziem-pre-lo-meees-mo. Pero zi pareze que por acá hubiera pazado un malón, ahijuna. ¡¡¡Mire que le avisé que no hicieran despelote!!! - se queja Espíritu Santo.
- ¿Qué deeée-ée-zís?. Bien que voz también te prendiste en la kermesse ¡y no para jugar al sapo! - le grita el querubín.
- ¡Mirá lo quej ejto! - contesta Espíritu Santo mientras levanta la cabeza de Zeus agarrándola de los pelos. Está totalmente desmayado, hay un charco de vómito en el piso y tiene todo el bombachón meado. - A éste ni lo vinieron a buscar ¿y yo tengo que hacerme cargo de limpiar eeeejto?.
- No, si lo vuá aser sho - se burla Angel María, que está vestida con un traje blanco de novia. - Like a virgin...just for the very first taaaaaaaaaaaaaaaimmmm...¡Au!...
- Uy, estas chinas...¡se pueden callar que se meeeeeee paáa-aárte eeéeee-éel marote, culea`as! - ordena Dios.
- Hora - llega Angel Ito con unas boleadoras. - ¡Hora!. Tucata-catú---tucata...- exclama y empieza a pegarle al piso mientras zapatea.
- ¡Miiiiirenló al maula haziéndose el gaucho domador!. Aura mesmo se me va y se me saca esos ropajes redículos...y se me pone este vestidito de mazorquera y me espera en la tapera - le exige Angel Angela.
- ¡¡¡Alguien que me zebe unoz matienzos, a ver zi ze me paza el dolor de zabiola!!! - pide Dios, pero nadie le presta atención. Están todos impresionados por las destrezas de Angel Ito, que le hace a las boleadoras y al zapateo con gran habilidad.

- Tucata-catú-tucata----tucata-catú-tucata - está el Angel Ito meta que meta con las boleadoras. Angel María baila un pericón celestial a su alrededor. Cuando Angel Ito termina, todos baten alas, aplauden y vitorean.

- Au au au au au auuuuuuuuuuuuuuuu...
- ¡Pensar que lo conozco desde que en laj alitas tenia dooooozzzz plumitas nomaj!.
- ¡¡¡Hoooooooora, hora hora hora hora!!!! - grita de repente el querubín. - Aquéeee... - dice y hace una pausa. - Aquéeeeeeee...

Todos los demás aplauden a Querubín, el payador.

Aqué me pongo a cantar
de nube en nube voy zaltando
y a la Angel Maria le digo
¡me la puede ir agarrando!.

A esa china la tuve
con las alas bien atadas
le di para que tuviera
debajo de las frazadas

Soy chiquito y rendidor
y soy rápido y veloz
prefiero 50 cortitos
que uno largo y cansador

- ¡¡¡Bravo, bravo!!! - festejan los demás.
- ¡Hora, hora, hora, hora! - irrumpe Angel Maria. - Si me permite responder - dice y empieza a cantar.

El amigo se hace el vivo
de la lengua para afuera
pero en la cama conmigo
no llegó ni a la decena

- ¡¡¡Jajajaja!!! - ríen varios y festejan tomando vino y comiendo empanadas kosher.

Me dijo "China te parto"
pero nada de partirme
allá a lo del chiquito
solo fui para aburrirme

Porque está la multitud
se hace el petiso el canchero
¡Cierre el pico Querubín!
¡No zea tan bolazero!

- ¡Huijaaaaa!.
- ¡Eztupenda la guriiiiisa!.
- ¡Hora, hora, hora, hora! - interrumpe ahora Angel Ito y todos hacen silencio. Entonces, empieza a cantar.

Hora hora hora hora
hora hora ho ho hora (boleadoras)
hora horá, hora horá
hora hora hora hohohora (zapateo)

Hora hora (boleadoras) hora hora
Hora hora hora
Hora (zapateo) hora hora
Hora (zapateo) hora (boleadoras) hora ¡horá! (boleadoras y zapateo, rodilla en nube y pelos al viento)

- ¡¡¡Sublimeeeeeeeeeeeeeeee!!! - estallan todos en el Cielo.
- ¡¡¡Genio!!!.
- ¡¡¡Im-pre-zio-nan-te!!!.
- ¡¡¡Ese es mi cimarrón!!! - exclama Angel Angela revoleando la pollera mientras todos se tapan los ojos para no ver lo que hay abajo.

- ¡Hora hora hora hora! - interrumpe Dios y el silencio esta vez es sepulcral.

Aquéeeee se termina la fiesta,
se me dejan de joder
que yo no estoy para el chiste
y tengo mucho que hacer

Ustedes sigan así
y sigan sin laburar
que los cago de infeliz,
¡del Cielo los voy a echar!

- Pero...¡andá a hacerte el Martin Fieyo a otra parte!.
- ¡¡¡Uh...que mal el Don Zoilo!!!.
- ¡Perro del hortelano!.
- Vamos, vamos, ¡juira todos!. A laburar canejo, que las vacas no se ordeñan solas - dice Dios.
- ¿Qué son las vacas?.
- ¡Hora! - se queja Angel Ito a pesar que se va bien acompañado hacia su nube después de su magnífica actuación.
- ¡Pero si acá no tenemos vacas!.
- ¿¿¿Qué no tenemos vacas???. Vos porque no la miraste bien a la Espíritu Santo. ¡¡¡Fijate la cintura que tiene esa gorda!!! - grita Angel Angela burlándose.
- Aura zi. Me tenés ye-po-dri-da... ¡¡¡te voy a arrancar las trenzas, china con sorpresa!!! - grita Espíritu Santo y se agarran a las piñas y arañazos.

Dios se aleja de la escena y se apoya contra un poste de luz, mientras usa la barba blanca como si fuera una bufanda.

- Estos...(hace una pausa) estos yiros me tienen podrido. Me voy a tomar un ferné con los muchachos y después (hace una pausa más larga y mira al vacío)...después vamos a laburar. Mientras... ¿dónde estará éste muchacho? - se pregunta Dios. - Querubín. ¿Querubín, dónd...?
- Aca...(pausa) acá erstoy Señor - dice parado en la esquina de la nube, bajo una luz tenue.
- Ah...eh...¿cómo ha...?. Argún día te voy a sacar la ficha a vos (hace una pausa)...si, a vos gil, te voy a sacar la ficha, ¿escuchaste?. Y no me la juegues...(pausa) no me la juegues de gomia, que a mi no me metés el perro - le dice Dios al querubín.
- Pero (pausa)...pero...no se me haga el guapo. No amenace... (pausa. Sube el tono de voz) no amenaaaace si no va a hacer uso - dice el querubín y se lleva la mano al cinturón, amagando a sacar algo. - No amenacés te digo...que yo...(pausa)...yo ya me comí a varios malandras como vos para el desayuno.
- ¿Así que sos compadrito sos?. Ja...Permitime...(pausa) permitime que me ría. Es que (pausa)...es que me causás gracia pebete. Yo... yo a tu edà ya estaba hombreando bolsas en el Cielo en vez de andar fumando en la nube de la esquina, jugando en el potrero, dándole al...
- Con todo respeto (pausa)...con todo respeto Don Diò pero usté...(pausa larga)...usté en su lunga esistencia jamás hombreó nada, si me permite que lo corrija - le dice el querubín mientras apaga un pucho en la nube.
- ¡Me cacho!. Siempre me manco al final del engaño, que lo parió - sonríe de costado Dios. - Me agarraste en la rodada...Mirá...mirá gurrumín, tengo un balurdo bárbaro allá en el bajo, ¿sabés?. Y... ¿Pero...(pausa) pero qué es eso que erscuchan mis oídos?. ¿Qué... qué es esa música celestial? - dice Dios.
- "Mesopotaaaaamiaaaa, más allá la inundacióoooon..." - canta uno abajo de una estrella.
- Erscuchalo (pausa)...erscuchalo ar pibe. Cada día...cada día carta mejor - dice Dios como entristecido.
- Pero...pero Don Dió...no se me ponga melancólico - lo consuela el querubín.
- Discurpame...(pausa)...discurpame pibe...Es que...es que cuardo escucho esta canción, se me pianta un Diluvio Universal...¿sabés?.

Llega Cristo.

- Papá...papá...¿que le pasa papá? - dice emocionado, mientras abraza a su padre, mirando hacia arriba.
- Nada pibe - responde Dios, acariciándole la cabeza a su hijo.
- Nada...es que...(pausa. Dios mira al piso)...es que cuardo escucho ersta carción me acuerdo (hace una pausa larga, enjuga una lágrima)...me acuerdo de tu madre y me pongo (mira de vuelta a Cristo)...y me pongo triste, ¿sabés pebete?.
- Pero papá...(pausA)¿. ¡Papá!. ¡Mamá está viva! - dice Cristo y a Dios se le ilumina la cara.
- ¡Ya lo se hijo!. Por eso me porgo triste. Porque me acuerdo que está viva y no deja de romperme los quinotos...Ahora tomátelas que tengo que laburar. A ver, querubín...

Cristo se va silbando bajito y taconeando, aunque sus tacos no hacen ruidos porque

1 - las sandalias no tienen tacos
2 - fin de la explicación

- Acá Dios - dice el querubín y desaparece.
- ¿Dónde?.
- Acá - contesta el querubín pero ya está en otro lado.
- ¿Dónde? - pregunta Dios dándose vuelta.
- ¡Acá Dios!. ¿No me ve?.
- ¿Te podés quedar quieto?. ¡Ya me estás poniendo nervioso! - dice Dios y suspira. - Hace un tiempito que no se que pasa allá abajo, ¿no podrías ir y fijarte que...?.
- Todo bien Dios - contesta el querubín.
- Eh...bueno, andá y...
- No, no. Ya fui Dió. Le acabo de decir "todo bien". Fui, hice lo que me pidió y...todo bien.
- Pero si yo no te pedí nad... ¿Cómo que fuis...?. Si yo no...No puede ser que seas tan rápido.
- Uy, Dió, ¿otra vez lo mismo?. ¿Quiere que le cuente que pasa o no?. Si quiere no le cuento nada... - responde el querubín haciéndose el interesante.

Dios se queda mirándolo perplejo.

- Bueno, dale, contame.
- Todo bien menos por un par de ciudades que son un quilombo atroz.
- Ajá.
- ¿No quiere saber qué ciudades?.
- Si, si.

Silencio.

- ¿No me va a preguntar?.
- Eh...¿qué?.
- ¿Quiere saber qué ciudades son un quilombo atroz?.

Dios lo mira impaciente.

- Eh...si, claro.

Silencio otra vez.

- Pero...¿me vas a decir o no? - pregunta Dios.
- Si no me pregunta no.
- ¿¿¿¡¡¡Cómo que si no te pregunto...???!!!. ¿¿¿Qué querés que te pregunte???.
- No se, usted sabrá.
- ¿¿¿Cómo que yo sabré???.
- Y si...¿usted qué quiere saber?.
- Qué ciudades son un quilombo atroz.
- Entonces pregúnteme.
- ¿¿¿¡¡¡Querés que te pregunte???!!!. Si ya te dije que quiero saber.
- Si, eso ya lo se.
- Entonces decime.
- Eh, no. Si no me pregunta no.

Dios está ofuscadísimo.

- Uy, si no me decís...
- ¿Si no le digo qué?. ¿Me va a hacer enano?. ¡Ya soy enano!.

Dios empieza a inspirar y exhalar.

- Tranquilo, tranquilo, que el médico dijo que después del Diluvio me tengo que calmar, no comer comidas grasas ni fumar. A ver querido...
- Ja...ahora soy "querido" - dice ofendido el querubín con los brazos cruzados y mirando para otro lado.
- ...¿podrías ser tan amable de decirme cuáles ciudades son un quilombo atroz?.

El querubín se da vuelta despacito.

- ¡¡¡Vió que no era tan difícil preguntar!!!.
- Ayyyy...si no me decís...
- Ah, no, con esa actitud no le digo nada...

Dios se empieza a tirar de la barba.

- Calmado, calmado.
- ¿Ya se le pasó?.
- Si - responde Dios después de una larga exhalación. - Ahora, querubín, estimado querubín, ¿tendrías la divina deferencia de decirme cuáles son esas ciudades?.
- ¿Qué ciudades?.
- ¡¡¡¡Las que son un quilombo atrozzzz!!!.
- Ah, si, esas. Claro Dió...ya le digo...son...eh... - empieza a buscar en los bolsillos. - Si, tenía por acá el pelpa con los nombres... si...eran...pere...
- Querubín...
- Si, si, tiene que estar por acá...
- Que-ru-bín.
- Un minuto Don Dió - contesta nervioso el querubín que no encuentra el papelito.
- ¡¡¡Querubín!!!.
- ¡¡¡Uy, Dió!!!. Perdí el pelpa y no me acuerdo.
- ¡¡¡Querubín, más vale que aparezca el pelpa o te mando a pasar el fin de semana con Angel Angela si no me decís que...!!!.
- Ya volví. Acá...acá está Don Dió. Me lo había dejado en la mesita de luz - dice y empieza a estirar un papel abollado mientras va leyendo todas las anotaciones. - "No hay armas químicas en...". Eh...ah...no...pere...Esta es...si, acá..."El verdadero asesino de Kennedy fue...". No, esta tampo...Acá está, es esta. "Las ciudades que son un quilombo atroz son Sodom...Sodom... y Gom...Gom...". Eh...no se lee bien - sonríe nervioso el querubín. - "...son Sodo...ma y Gomo...Gom...¡Gomonas!".
- Ahá. Ok. Bien hecho querubín. Un "quilombo atroz" decís. ¿Qué quilombo atroz, si puede saberse?.



En la plaza central de Sodoma.

- ¿Quién fue el gracioso que le borró la "i" al cartel con el nombre de la ciudad? - pregunta el intendente ante una multitud de hombres.

Silencio.

- ¿¿¿Nadie???. ¿¿¿No fue "na-die"? - dice enojado remarcando las sílabas del último "nadie".

Silencio prolongado. De golpe se escucha que alguien grita tímidamente acusando a otro.

- ¡Fue el trolo ese!.
- ¿Cuál trolo? - pregunta uno.
- ¿A quién le decís trolo, trolo?.
- ¡A vos trolo! - grita otro.
- ¡Si, fuiste vos trolo!.
- Vení y decímelo en la cara, trolo - contesta uno más.
- ¡Qué manga de trolos!.
- ¡Dejen de pelear trolos!.
- ¿A quién le dijiste trolo, trolo?.
- A vos trolo.
- ¡Trolo vos!.
- ¡Son todos unos trolos!.
- ¡A mi no me digas trolo, trolo!.
- ¡Trolo tu tio!.
- Obvio, si es trolo mi tio. Y el tuyo también. ¡Y vos sos trolo!.
- Si, ¿y trolo?.
- No me digas trolo, trolo.
- Acá no hay ninguno que no sea trolo, trolos.
- ¡Ya te dije que no me digas trolo, pedazo de trolo!.
- ¡Que te hacés si vos sos re-trolo, trolo!.
- ¡Todos somos trolos!.
- Vos serás trolo, trolo.

Y siguen así durante unos 20 minutos hasta que...

- Uf, estos putos me tienen harto - se queja de repente uno.
- Uhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhh - exclama la multitud.

El tipo que se quejó, un viajero de paso por aquella ciudad, se queda sorprendido.

- ¿Qué...qué dije?.

Todos los ojos están sobre Sefué, el viajero, hijo de Partió y Viajó, sobrino de Cam y Onero, nieto de Carlos Romualdo Perez.

- ¡Dijo la palabra con "p"! - grita uno.
- ¡Nos insultóoooo! - grita la multitud.
- ¡Es un asqueroso políticamente incorrecto!.
- Si, a estos trolos nadie les dice...¡eso!.
- Si, soy trolo pero nunca...eso que no quiero repetir.
- ¡Tal cual!. Una cosa es que estos trolos me digan trolo, pero que venga uno de afuera a insultarme diciéndome esapalabraqueseutilizaparainsultaraunvarónporsucondición homosexualyquesedicesoloparahumillaraalguientantoporsuorientación comoporgustossexuales... ¡jamás!.
- Pe...per...pero si son todos...homosexuales... - se defiende tímidamente el viajero. - Entonces son...son putos... -.
- Uhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhh.
- ¡¡¡La repitió!!!.
- ¡¡¡Se atrevió a decirla de vuelta!!!
- ¡¡¡Hereje!!!.
- ¡¡¡Malnacido!!!.
- ¿Qué repetí?. ¿P...pu...puto? - vuelve a decir Sefué.
- ¡¡¡Nooooooooooooooo!!!.
- ¡¡¡La dijo tres veces!!!.
- ¡¡¡Que forma de insultarnoooos!!!.
- Pero...pero...pero...

De repente todos los trolos se callan al mismo tiempo.

- ...pero...si nos llamó así es porque es...es...es... - cavila uno.
- ¡Es...es...es heterosexualllllllllllll!!! - grita otro.
- ¡Nooooooooooo!.
- ¡Qué asco!.
- ¡Aléjenlo de mi!.
- ¡Contagia, contagia!.
- ¡El fin del muuundoooo!.
- ¡Un infiltrado!.
- ¡Y ni siquiera es bonito! - grita Resibí, el paasivita, hijo de Mamón, el traaguita y Tortá, la leesbianita.

La multitud atrapa al viajero. El intendente hace señas para que se calmen y se callen.

- ¿Qué quieren que hagamos con él? - pregunta mirándolos.

Silencio de vuelta.

- ¡A la hoguerrrrrrraaaa por heterosexual! - grita uno.
- ¡Si, si, si! - exclama la muchedumbre enardecida
- ¡Quémenlo por distinto!.
- ¡Es raro!.
- ¡Exterminenlo por diferente!.
- ¡A la pira!. Uh...digo pira y pienso en fuego y pienso en fuego y pienso en caliente y pienso en caliente y me pongo como loco.
- ¡Qué trolo calentón! - dice el que está a su lado. Entonces se quedan mirándose y 3 segundos después están tirados en el piso de la plaza teniendo sexo desenfrenado.
- ¡Pero estos trolos no se pueden contener y...upa...yo tampoco! - dice un tercero y se prende con los otros dos y así empiezan a prenderse uno a uno hasta que todos están teniendo sexo en una orgía descomunal que incluye al intendente y todo su gabinete.

Aprovechando que todos los put...perdón, los "trolos" están enfiestados, Sefué se va. Al ratito, uno de la orgía se da cuenta que Sefué se fue y le avisa a los otros.

- ¡Sefué se fue! - grita.
- ¿Quién se fue? - pregunta uno.
- No. Quién no. Sefué se fue.
- Ya se que se fue. Pero ¿quién se fue?.
- Sefué.
- ¡Ya se!. Pero ¿quién se fue?.
- ¡No!. Quién no: Sefue.
- Si, se fue, pero decime ¿quién se fue?.
- Sefué.
- ¿Quién?.
- ¡No!. Quién no. Sefué.
- ¡Ya se que se fue!. Pero ¿quién?.
- No, no, no, no. Quién no. El chino está allá.

En la otra punta de la plaza, un chino que estaba arrodillado se para y saluda mientras se limpia los labios.

- Acá estoy - dice Quién, el chino.
- Entonces, ¿quién se fue? - pregunta de vuelta uno de los trolos.
- Uy, por favor trolo: ¿no viste?. Quién está allá.
- ¿Quién?.
- Quien.
- Si, quién. Estoy preguntando quién.
- Quién.
- ¿Quién está allá?.
- Si.
- ¿Si qué?.
- Si. Quién está allá.
- Ay, por Dios. Yo lo único que quería saber era quién se fue.
- Sefué.
- ¡¡¡Ya lo se!!!. Y...ay, basta, me cansaste trolo.
- ¿A quién le decís trolo?.
- Claro. Quién es trolo.
- ¡¡¡Ya se!!!. ¡¡¡Quien es trolo!!!.
- Si, soy trolo - dice el chino.
- Yo estoy preguntando quién se fue.
- ¡¡¡Sefuéeeeee!!!. Ya te lo dije. El que se fue es Sefué, el viajero - dice y señala a la hoguera.
- Ahhhhhh...se escapó Sefue.
- Y...si, si lo teníamos prisionero y aprovechando esta orgía gigantesca que nos distrajo a todos, se fue, entonces si...se escapó. Y dije orgía y no me puedo contener - dice y ahí nomás se arma la partuza de vuelta.



- ¡Un quilombo atroz!. Tenías razón querubín - dice Dios después de ver aquella escena.
- Si Don Dios. Le juro que no había visto nada así desde la última convención del Partido Republicano.
- Tendríamos que hacer algo, ¿no? - lo consulta Dios.
- No se, no me mire a mi. Usted es Dios.
- ¡Yo también soy Dios! - salta Cristo que estaba por ahí.
- ¡No me dejen afueeeeera! - grita desde otra nube el Espíritu Santo.
- Bueno, no vamos a empezar una discusión ahora por esto de la Santísima Trinidad, ¿no?.
- ¿Ah, no?. ¿Entonces cuándo?. Porque al final yo soy tan Dios como vos papá y si yo fuera Dios, no tendría que andar pidiéndote permiso para...
- Ay, por favor. Cristo, estoy ocupado. ¿Podemos hablar de esto en otro momento?.
- Si, si, siempre igual vos. Me voy a alquilar la película que yo quiera...
- Ma` si, tomatelas que yo tengo que laburar. Alquilá lo que se te cante. Querubín...nombraste dos ciudades. Una era ésta, ¿y la otra?.
- La otra es Gomonas.
- ¿Y ahí qué pasa?.
- ¿Ahí Dios? - pregunta el querubín con una mirada lasciva en sus ojos, un temblequeo en sus manos y un fino hilo de baba cayéndole de la comisura del labio. - Ahí...es como en Sodoma Don Dios...
- Ah, lo mismo que en la otra ciu...
- ...pero son todas...todas mujeres... - dice y un sonido gutural sale de su garganta.
- Son tod...todas muj...Upa...¿todas mujeres?.
- Sisisisisi - dice el querubín excitadísimo y con los ojos en blanco. - Y andan todas juntitas de las manitos y en vez de caminar dan saltitos y corretean por las praderas y usan kipas...
- ¿Kipas para agarrarse el pelo? - pregunta curioso Dios.
- No no no. Pa-ra ves-tir-se.
- ¿Como para...?.

Silencio.

- Uhhhhhhhhhhhhhhhhhhh...¿en serio?. ¿Usan nada mas que...? - pregunta Dios haciendo un círculo sobre su cabeza.
- Si Diosito. Eso es lo único que usan para vestirse. Después, están como usted las mandó al mundo.

Los dos se quedan mirándose.

- ¡Vamo`a ver!.
- Si, si, si - festeja el querubín.
- ¡Fiesta fiesta, pluma pluma hey!.
- ¡Como lo quiero Don Dió!.
- ¡No me dejen acá! - grita Cristo que llega corriendo.

Y ahí nomás se van todos a espiar Gomonas, antes de decidir qué hacer con aquellas ciudades que vivían fuera del camino del Señor, sumergidas en el pecado más absoluto...¡pero qué lindos pecados! (dependiendo, claro está, de los gustos de cada uno).

Continuará...

Friday, September 23, 2005

11 - Tras el Diluvio Universal, la Alianza de Dios, sin De la Rua y con José A. Pelcovich

Tema 9: Cacho, Tito, Noé y José

a - Los descendientes de Noé


El Diluvio duró 40 días, 95 tardes, 2 Ozzfest, 1 Campeonato Apertura y 172 noches de lujuria, sexo descontrolado, zoofilia (los más perjudicados en el arca fueron los conejos) y comilonas pantagruélicas (una palabra que jamás volveremos a utilizar, tanto por nuestro bien como por el de ustedes).

Además de vender arcas y fundar los estudios papirográficos "Universal Diluvio", Noé erigió (otra palabra que, prometemos solemnemente, nunca volver a usar) varios parques temáticos llamados "Diluvio Universal ¡experiencia final!", con réplicas del arca original, animatronics de los animales, shows de striptease de dobles de cuerpo de la vecinita y sus amigas fiesteras, y piletas donde las gentes podían experimentar un Diluvio Universal a escala, entre otras muchas atracciones.

Como sabemos, Noé tuvo descendencia y fue lunga. En aquellos 40 días que navegó en el arca hasta que el Diluvio Universal cesó (otro verbo que, como no nos gusta, tacharemos de nuestro vocabulario), le dió durísimo a su vecinita, a Fel y Ato, a sus hijas, a los canguros (antes que Noé les diera, no saltaban), a los bisontes, a las ranas y hasta a los elefantes (la versión extendida de "La cosa fue así" viene con imágenes troqueladas de éste y otros hechos sucedidos en el arca)

Los descendientes de las tres hijas de Noé y los 17 hijos que tuvo con su vecinita, con Fel y Ato y con sus hijas, que eran a la vez sus hijos y sus nietos y también sus sobrinos, tuvieron después del Diluvio sus propios hijos que a la vez eran bisnietos y nietos de Noé...un quilombo.

Los hijos de Sem, la mayor de las hijas de Noé, fueron Gomer Pyle, Djavan, Tuba, el músico de orquesta, y Tirás, el desperdiciador. Los hijos de Tirás fueron Lanzó, Tiró y Largó. Estos fueron los hijos de Tirás y a partir de ellos se expandieron las naciones marítimas y los territorios de bingo y lotería familiar, al sur de Byblos, la ciudad de los biblicotecarios y Danasco, la ciudad de los feos y los out.

Los hijos de Ant fueron también nietos de Noé y sus hijos y hermanos entre ellos y...me perdí, pero no importa. Se llamaron Gus Gus, Duran Duran, Tsé Tsé y Mimí. Los hijos de Gus Gus fueron muchos, tantos que no vamos a nombrarlos a todos para no aburrirlos. Algunos de ellos: Otup, Olort, Nojip, Neeuq-grad, Itsevart, Atiduhcnoc y Atepocse, el primer guerrero sobre la tierra. El fue un valiente cazador delante del Señor. Por eso se dice "Valiente cazador delante del Señor como ese, el del nombre difícil...". Babilonia, la de los jardines colgantes, Erec y Sion, (o "las ciudades duras" como suele recordárselas), todas ellas en la región de Senard, más conocida como la "región de los gimnastas de alta competición", fueron el núcleo inicial de su reino. Desde esa región salieron para Asur y edificaron Nínive y Nonove, la ciudad para los ciegos y los con problemas de cataratas, como Niágara, una de las hijas-nietas-sobrinas-primas de Noé.

Las hijas de Ica fueron también muchas, pero se destacó Jet, la rápidisima, que fue madre de los pobladores de muchos pueblos, como Lud, Anám, Lehab, Naftuj y otros pueblos con nombres imposibles de pronunciar como Jkkkfjiuy, Fghkjlñd y Rxxcgtrityzzhh.


De Fel nació Teraj, que fue padre de Sindon y de Condón, cuyas descendencias fueron los hurritas, los que todo lo festejaban. Batalla que ganaban, ahí estaban los hurritas dando las hurras. Cumpleaños que había, ahí estaban los hurritas cantando el pesaj cumpleaños. Entierro que había, se acercaban los hurritas a festejar, aunque nadie sabía qué festejaban. Al final, tanto festejar, tanto festejar, se olvidaron de reproducirse y se extinguieron sin pena ni hurra.


b - La torre de Babel

En esos días todos los hombres hablaban una misma lengua y empleaban, para comunicarse, las mismas palabras.

La cuestión es que una tarde, a eso de las 2, 2 sombras y media, estaban reunidos varios amigos jugando a tirarle piedrazos a los leprosos (una actividad muy popular en esa época) cuando Siné, futuro patrono de los videoclubistas, tuvo una idea para cambiar de entretenimiento.

- ¡Construyamos una torre de papel! - exclamó alegremente. A los amigos le encantó la idea y Baracus (más conocido como Mario, el negro) empezó a pregonarla. Pero como tenía un problema de bebeo (como el zezeo pero con b), al gritar dijo

- ¡Si, si, construyamos una torre de babel! - y todo se confundió y las gentes viajaron de todas partes a Babel a construir su propia torre (el colmo de la confusión lo sufrió Patricia Sosa, que creó La Torre, hecho por el que todavía la detestamos profundamente) y los precios de las tierras subieron y todos empezaron a construir torres a lo pavote y el primero en llegar la hizo de 2 pisos (en esos días, eso era una torre altísima) entonces los que vinieron atrás la hicieron de 3 pisos y el que le siguió de 4 y así hasta que uno hizo una torre de adobe y paja de 903 pisos y el último en llegar a Babel dijo "yo voy a construir una que llegue al cielo, qué tanto" y eso propició la aparición de especuladores y acaparadores de materiales (conocidos desde entonces como "empresarios argentinos"), los precios de los ladrillos se fueron por las nubes (literalmente, ya que uno vendía ladrillos en el piso 902 de la torre), entonces Dios se despertó con una migraña que le partía la barba por la resaca de la festichola de chocolates preparados por Cristo y su amigo el Arcángel y dijo "ah, no, estos me están arruinando el paisaje" y les mandó a Angel Ito para que los convenciera de detenerse, pero Angel Ito, pasados los efectos de los brownies, lo único que pudo decir cuando voló hasta la Tierra fue

- Hora

y como no podía creer que ya no hablaba bien, se enloqueció y empezó a gritar

- ¡Hora!. ¡Hora!. ¡Hora!. ¡¡¡Hora!!!

y las gentes, al verlo, dejaron de apilar ladrillos, no preparon más adobe ni juntaron más paja, y creyendo que aquellas palabras eran el verdadero lenguaje divino, empezaron a gritar al unísono

- ¡Hora!. ¡Hora!. ¡Hora!. ¡Hora!

y aquello enfureció a Angel Ito, que quería hacerse entender y no podía y las masas cantaban al unísino

- ¡Hora!. ¡Hora!. ¡Hora!. ¡Hora!

y Angel Ito, con los ojos inyectados en sangre, las venas del cuello inflamadas, la frente a punto de estallar y aleteando cual colibrí excitado, gritaba exasperado

- ¡¡¡¡Horaaaaaaaa!!!!. ¡¡¡¡Horaaaaaaaaa!!!!. ¡¡¡¡Horaaaa!!!!

pero las gentes más lo escuchaban y más vociferaban y le alababan al grito de

- ¡Hora!. ¡Hora!. ¡Hora!. ¡Hora!

y frustrado y dolorido Angel Ito meneaba su cabeza de lado a lado y sollozando mientras miraba al cielo repetía como un mantra

- Hora...hora...hora...hora...

y entonces las personas dejaron de construir todas las torres y abandonaron todos los proyectos y derrumbaron aquellos edificios y Angel Ito se volvió al cielo y al llegar, Dios le dijo

- ¿Y Angel Ito?. ¡Qué rápido hiciste!. ¡Tardaste menos de una hora!.

y éste lo agarró de la barba a Dios, del pelo largo a Cristo y de sus partes privadas al/a la Espíritu Santo y lanzó un grito desgarrador

- ¡¡¡Horaaaaa!!!!

y fue a deprimirse a su nube y todos se olvidaron de las torres de Babel y se dedicaron a hablar la nueva lengua que creían divina y nunca más se entendieron, por lo que, en el puesto de frutas y verduras del mercado, podía suceder lo siguiente:

- ¡Hora! - decía un cliente.
- ¿Hora? - preguntaba el puestero mientras miraba a la mujer del cliente.
- ¿Hora? - reprochaba el cliente a su esposa.
- ¡Hora!. ¡¡Hora!! - se defendía la mujer.
- Ho...Hora hora hora - repetía el cliente ofuscado.
- ¡¡¡Hora!!! - gritaba enojándose el puestero que se sentía injustamente acusado.
- ¿¿¿Hora???. ¡¡¡¡Horaaaaa!!!! - insultaba el cliente y así se armaban unas bataholas de todos contra todos al grito de

- ¡¡¡¡Hora hora hora!!!! -

y las gentes se agarraban de bananazos y batatazos al grito de

- ¡¡¡Hora!!!. ¡¡¡Ho-ho-ho-ra!!!

y se arrojaban huevos y cuando uno le pegaba un huevazo a otro, festejaba saltando y gritando

- ¡¡¡Hora!!!

y así las masacres podían comenzar por asuntos tan nimios como, por ejemplo, preguntarse la hora.


c - Los orígenes del pueblo de Dios: la época patriarcal.
José A. Pelcovich (alias "Abraham").


José A. Pelcovich fue un niño con muchos problemas que constantemente era castigado por sus padres. A la hora de la cena si se había portado mal, lo dejaban fuera de la casa y le cerraban la puerta en la cara

- ¡Hasta que no te calmes, no hay kosher! - le decían.

Pero el niño enloquecía y comenzaba a golpear la puerta al grito de

- ¡Abraaaan!. ¡Abraaaan!. ¡Abraaaan!. ¡Abraaaan!. ¡Abraaaan!. ¡Abraaaan!

y podía gritar por horas y horas y horas sin dejar de patear la puerta y golpearla con sus puños, sin respuesta alguna, ya que sus padres eran estrictos con sus castigos y el niño, a las 3, 3 y 15 de la madrugada seguía

- ¡Abraaan!. ¡Abraaan!. ¡Abraaan!. ¡Abranabranabranabran!

pero sus padres no aflojaban y entonces los vecinos, hartos del niño, se quejaban gritando

- ¡Abraaaaaaaaaaaan!. ¡Abraaaaaaaaaaaaaan que queremos dormir!. ¡Abran!. ¡Abraaaaaaaaaaaaaaaaaannnn!.

Así fue como a José lo apodaron Abraaaaan (para ahorrar aes, posteriormente los escribas inventaron la h).

A Abraaaaan siguieron castigándolo hasta la adolescencia, cuando cumplió los 72 años. Entonces, Dios se le apareció una tarde y le dijo

Deja tu tierra natal
y la casa de tu padre
y ve al país que yo te mostraré.
Yo haré de ti una gran nación
y te bendeciré,
engrandeceré tu nombre
y será una bendición.
Y si he de elegir
entre ellos y el rock
elegiré mi perdición
se que al final, tendré razón
¡y ellos no!.
¡Mi rollo es el rock!

Abraaaaan partió como el Señor se lo había ordenado y Lot, un sobrino del montón, se fue con él.

Cuando partió de Jarán ("pasarán pasarán, pero el último de Jarán"), Abraaaaan tenía 75 años (el muchacho se tomaba su tiempo para hacer las cosas). Tomó a Sarai, su esposa siamesa, a Lot, y se fue de gira. Fue a Canáan, a Betel y a Bretel, donde inventó el corpiño. Luego siguió recorriendo tabernas hasta que tuvo hambre y se fue a Egipto ("¡vamos!" le dijo a su esposa Sarai, la siamesa, "quiero ver cómo caminan de costado").

Pero en Egipto las cosas no salieron como Abraaaaan esperaba: primero, las gentes no caminaban de costado: caminaban de "perfil", pues caminar "de costado" en esas épocas, era políticamente incorrecto. Además, Sarai era un bombón y el faraón y los suyos la quisieron para si mismos. Pero Dios, que ya estaba recuperado de la resaca, saltó y lo defendió al Abraaaaan, infligiendo varios males al faraón y a su gente, como hacerlos escuchar inifinitas veces los últimos discos de Britney Spears y de David Bisbal y otros castigos inhumanos ante los cuales el faraón y flia. sucumbieron horriblemente. Más tarde, Lot dejó a Abraaaaan y empezó una carrera solista muy exitosa y entonces Dios lo vió medio caído al Abraaaaan y le dijo

Levanta los ojos
y desde el lugar donde estás
mira hacia el norte y el sur
hacie el este y el oeste
porque toda la tierra que alcances a ver
te la daré
para que construyas barrios privados
y countries
y clubes
y cementerios privados
¡y una arena para fútbol americano!

Después de pasar por varias guerras y de rescatar a Lot de una pandilla de traficantes de niños (Lot tenía 32 años), Abraaaaan encontróse con Dios y díjole

- Eh...jefe...yo pibes no tengo. Me diste todo esto ¿y a quién se lo dejo si me pasa algo?. ¿Eh?. ¿Eh?. ¡¡¿¿Eh??!!.
- Ok. Tomá - díjole Dios a Abraaaaan mientras pasábale una pastillita azul.
- ¿Y esto qué es lo qué?.
- Vos tomala tranquilo pibe. Si yo te digo que aprietes el pomo, es porque crema le queda. Ahora andá y preñala a la Sarai - sugiriole Dios.

Y Abraaaaan fue y dejóla exhausta a su mujer Sarai, la siamesa, que agradeciole a Dios por la infinita cantidad de orgasmos que Abraaaaan le había brindado.

- ¡¡¡Tantas alegrías señor!!!. ¡¡¡Estoy pletórica de felicidad!!! - exclamó Sarai.
- Pletórica te vas a poner en un ratito - dijole Abraaaaan que tomola por detrás y sometiole hasta que la pastillita dejó de hacer efecto (unos 17 días más tarde).

- Señor, ¿la dejé con el bombo a la Sarai? - preguntole una noche Abraaaaan al Creador de todas las cosas y de la pastillita milagrosa.

Dios respondióle.

- ¡Pero claro tío!. Mira al cielo y si puedes, cuenta las estrellas. Así de multitudinaria será tu descendencia -.
- Per...pero está nublado, don - contestóle Abraaaaan.
- Ah...qué macana... Bueno... seguro que algo le clavaste, no te preocupes Abri. Si no, ¿la viste a la Agar, la esclava de tu mujer?. Está bonita la petisa, ¿no?. Por si acaso... - guiñole el ojo el Señor a Abraaaaan y arrojole 7 pastillitas más, a las que Abraaaaan dióles buen uso y gracias a lo cual Sarai, la siamesa, vió el rostro de Dios tantísimas veces, aunque nunca pudo darle hijos a Abraaaaan, pero que lo pasó bomba, lo pasó bomba.


d - La Alianza de Dios con Abraaaaan.

- Acá está, firmame todo` lo` pelpa`- ordenóle Dios a Abraaaaan. Es que el que ve una vaca, las vió todas y Dios, que había aprendido de la experiencia de Caín y de DD, el jordano, no quería tener más problemas.

Así se selló la Alianza de Dios con Abraaaaan. Y éste preguntóle a Dios

- Señor, ¿cómo sabré que poseeré todas las tierras que prometiste?.

Y el Señor, infinito en su bondad y medio empastillado porque el dolor de marote no se le pasaba, hablóle

- Traeme una ternera, una cabra y un carnero, todos ellos de tres años, y también una tórtola y un pichón riviere y Dark side of the moon de Pink Floyd que acá en el cielo no lo consigo. Y haz un sacrificio para mi.

Y Abraaaaan trájole los animales, y matoles a todos ellos y cortoles el pescuezo y empapose en sus sangres al grito de "aguante Viya Dalmine", y espantó a las aves de rapiña que andaban por allí revoloteando (abogados, cobradores de impuestos y empleados municipales). Luego Dios dirijiósele y díjole

- Tienes que saber que tus descendientes emigrarán a una tierra extranjera.
- ¿Dónde? - inquiriole Abraaaaan.
- Al Once muchos de ellos. A Manhattan y también a Machu Pichu y al barrio chino en San Francisco - aclarole el Señor.
- Ok - contestole Abraaaaan. Y tomóse el último cuartito que le quedaba y fue y dióle nomás a la Agar con el beneplácito de Sarai, su esposa siamesa ("me la gastastes Abraaaaan. La mía ya no sirve más. Buscate a otra" le dijo su mujer) y "llenóle la casa de humo" a la esclava, "cargóle el acoplado", “tachole la doble” y “púsole 100 peso`al tanque”. Así, contento y feliz, se fue de farra hasta que naciera su hijo Ismael, su primogénito. Y entonces, allí, arrancaría otra historia...